Foro del juego de los caballeros del zodiaco Online
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse

Comparte | .
 

 Fan fic saga del cielo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente
AutorMensaje
squalllionheart
avatar



Cantidad de envíos : 603
Edad : 39
Localización : Jardin de Balamb
Fecha de inscripción : 22/08/2007

MensajeTema: Vol X cap 4   Dom Sep 09, 2007 2:23 pm

VOL. X .- CAPITULO IV : ¡ EL REGRESO DE LOS TITANES !


TEMPLO CRONION.

Hera, la reina del Olimpo ha llegado...
-“¡¡¡Tú!!! ¡Tú eres la causante de todo! ¡Ahora mismo pagarás habernos usado a todos nosotros!”. Exclama Hades.
Seiya y los santos se dan cuenta de que Hades ya conoce toda la verdad.
El señor del Más Allá se lanza contra Hera con toda su ira, pero una enorme bola de energía lo golpea...
-“Hades, tu pelea es conmigo no con ella. Además no puedo dejar que lastimes a mi reina”. Dice Zeus.
De pronto Apolo salta sobre Zeus y lo ataca... El señor de los Dioses voltea y le lanza otra bola igual a la que utilizó con Hades. Febo es estrellado con el techo del templo...
Hera se da cuenta de que Apolo porta su armadura, por lo que busca al responsable de habérsela entregado... No tarda mucho en darse cuenta de que fue Aicon.
Al ver esto, Aser y Siegfried se aprestan para defenderlo...
Ambos corren hacia Hera pero, ella solo sigue su camino hacia el coronis... Con un ligero movimiento de su mano, se deshace de los dos...
La reina de los Dioses se prepara para eliminar a Aicon, pero... ¡Tetis interviene!
-“Tonta mortal, si interfieres te desapareceré de la faz del Universo”. Dice Hera.
-“No permitiré que le hagas daño a Aicon, hemos recorrido juntos un largo camino para llegar hasta aquí como para que tu lo mates”. Responde Tetis.
-“Entiendo, en verdad que tienen una hermosa amistad; lástima que tengas que despedirte de él... ¡¡¡“Sublimación de Átomos”!!!”. Exclama Hera.
El cuerpo de Tetis se evapora junto con su armadura...
Aicon se arrastra hasta los pies de Hera, increíblemente se pone de pie el coronis...
-“Pagarás por lo que le hiciste a Tetis, ¡“Resplandor de la Corona”!”. Exclama Aicon.
El ataque de el coronis no tiene efecto alguno en Hera... La reina del Olimpo hace que el cuerpo de Aicon embista una y otra vez contra un muro del templo, finalmente lo azota contra el piso... No obstante, el coronis se levanta nuevamente y se planta frente a Hera, quien no da crédito a lo que pasa...
-“Estoy muriendo, pero tu vendrás conmigo...”. Dice Aicon.
El coronis maximiza su cosmos y.... ¡Se hace estallar a sí mismo!
Sin embargo, a pesar del sacrificio de Aicon, Hera no ha sufrido daño alguno...
-“Realmente que no puedo creer hasta donde puede llegar la incredulidad humana, ese tonto mortal en verdad pensaba que me iba a derrotar autodestruyéndose”. Dice Hera.
-“Pagarás caro todo lo que has hecho”. Exclama Seiya.
Athena se alista para enfrentar a Zeus.
Saori ataca a Zeus con su báculo Niké, pero éste detiene el rayo con su mano... Poseidón y Apolo lanzan juntos sus kens, con los mismos resultados...
Seiya y los otros santos rodean a Hera, dispuestos a acabar con ella.
-“Te llego la hora Hera. Ni siquiera tu puedes con nosotros cinco a la vez”. Dice Seiya.
La reina del Olimpo sólo ríe al oír las palabras de Seiya. Pero pronto comprende que era en serio la amenaza... Los cinco santos unen sus cosmos al de Seiya, quien libera su ken más poderoso: “El Rayo Estelar”... Hera trata de contener el poder del ken, pero no es capaz de hacerlo... Sin embargo, el rayo desaparece enfrente de ella... Algo ha protegido a la reina de los Dioses... Los santos no pueden creer lo que ven, pues lo que salvó a Hera fue la llegada de la propia armadura de la Diosa... Y no sólo ha arribado la armadura, sino también el Dios más fiel a Hera: Se trata de ¡Saris de Dioniso!
-“Mi señora, no se preocupe. Ahora que le he traído su armadura, los santos ya no podrán hacerle nada”. Dice Dioniso.
Hera ordena a Dioniso que ayude a Zeus. Ella se encargará de los santos de Athena.
-“Ya no tienen escapatoria ahora que me he equipado con mi armadura, mi ken los destruirá”. Afirma Hera.
Los santos le dicen que su ken no les hará el menor daño.
-“¿Creen que no se todo acerca de ustedes? No estoy loca como para usar un ken que ya ha sido visto una vez por un santo... ¡Hasta nunca! ¡¡¡“Desintegración Molecular”!!!”. Exclama Hera.
Los cuerpos de los santos estallan en mil pedazos y después, Hera los vuelve a unir... El resultado es un cataclísmico ataque que los deja en el suelo sin sentido...
Por su parte, Zeus ya se ha encargado también de todos los Dioses que lo retaron...
Sólo Perséfone queda en pie para luchar, pero esta claro que ella sola no tiene ninguna oportunidad.
Los santos, Athena, Poseidón, Apolo, Hades y los otros piensan que todo esta perdido...
Hera estaba segura de que para deshacerse de Zeus solo le bastaba con los Dioses que le acompañaban, pero al ver que el señor de los Dioses fue capaz de combatir con Hades, Apolo, Athena y Poseidón al mismo tiempo, comprende que se necesitará de una fuerza suprema para lograrlo... Ha decidido traer de nuevo al Olimpo a... ¡Los Titanes!
-“Señor Zeus, ¿Acaso no se ha dado cuenta de que esta batalla es innecesaria? Todo se trata de un plan para destruirlo por parte de Hera. Por favor detenga todo, se lo ruego”. Dice Perséfone.
-“¿Qué tratas de decir? ¿Qué Hera me ha estado usando a mi y a los Dioses del Olimpo? ¡Eso es imposible! ¿Qué tienes que decir a todas estas acusaciones, Hera?”. Exclama Zeus.
-“No tengo nada que decir, salvo que... ¡Todo es cierto! ¿Para que seguirlo ocultando? Así es, querido Zeus; ha llegado el tiempo de entregues tu trono... ¡A mí!”. Responde Hera.
Zeus no puede creer lo que ha dicho Hera...
-“¿Cómo te has atrevido a provocar una guerra sagrada entre los Dioses? ¡Eso te costará la vida y tu lugar como reina de los Dioses!”. Exclama furioso Zeus.
El emperador del Olimpo crea una centella, y se prepara para arrojársela a Hera... Pero en eso, la reina de los Dioses muestra a todos el anillo Cronión... Al ver el anillo, Zeus comprende lo que esta a punto de suceder... ¡Hera va a liberar a los Titanes!
-“Ni siquiera tu puedes con los Titanes juntos. ¡Este será tu fin!”. Dice Hera.
Después de esto, utiliza el anillo...

EL TÁRTARO.

Virgilio se encuentra en el Palacio del Tormento realizando su rondín de vigilancia, cuando de pronto...
-“¡No puede ser! ¡Alguien o algo a liberado a los Titanes! ¡Señor Hermes!”. Se sorprende Virgilio.
Pero su llamado de alarma se pierden tras un grito estremececedor...
-“¡Finalmente estamos libres! ¡Ha llegado la hora de consumar la venganza! ¡Al olimpo, por Zeus!”. Exclaman los Titanes...

EL OLIMPO, TEMPLO CRONION.

En el Olimpo, nadie puede creer lo que Hera acaba de hacer...
-“Esta vez, ya no hay esperanza. Zeus será destruido por los Titanes, y luego seguiremos nosotros”. Dice Apolo.
-“¿A que te refieres con eso? ¿Acaso Zeus no es capaz de derrotar a los Titanes? Pero según la mitología, él fue el que los encerró”. Pregunta Shiryu.
-“Así fue. Pero se necesito de todos los Dioses del Olimpo juntos para lograrlo. Como puedes darte cuenta, ahora no están todos ellos. Es el fin”. Dice resignado Poseidón.
-“No se ustedes, pero si muero lo haré peleando hasta el final. Yo el señor del Más Allá no caeré fácilmente”. Exclama Hades.
Zeus se siente confiado. Piensa que podrá derrotar a los Titanes, sin la ayuda de nadie...
Los combates entre los Dioses han cesado... Todos esperan la llegada de los Titanes para pelear la batalla final...
Sólo Hera esta segura de que ella no corre peligro teniendo el anillo Cronión en su poder.
Seiya y los santos también pelearán...
De pronto todo el cielo se oscurece y empieza a tronar... El Olimpo se cimbra, y todos desde el fondo de su corazón; saben que éste es el final, ya no hay mañana... ¡¡¡Los Titanes han llegado al Olimpo!!!


En la siguiente entrega:
Se desata la batalla contra los Titanes...
Volver arriba Ir abajo
squalllionheart
avatar



Cantidad de envíos : 603
Edad : 39
Localización : Jardin de Balamb
Fecha de inscripción : 22/08/2007

MensajeTema: Vol X cap 5   Dom Sep 09, 2007 2:24 pm

VOL X.- CAPITULO V : ¡ LA GUERRA LEGENDARIA, LA GIGANTOMAQUIA !


TEMPLO CRONION.

Tras liberar a los Titanes, Hera ha desencadenado la más terrible batalla de que se tenga memoria... Ahora... ¡Los Titanes han arribado al Olimpo!
Todos contemplan la majestuosidad de los hijos de Urano y Gea...
-“¡Son enormes! Pero, tan solo son cinco”. Dice Seiya.
-“Eso que importa Seiya, entre más grandes sean más fuerte es su caída... ¡“Tormenta de Auroras”!”. Exclama Hyoga.
Ni siquiera mueven un solo dedo para detener el ken de Hyoga... Y se lo regresan...
Sino es por la oportuna intervención de Shiryu, el santo del Cisne hubiera recibido su propio ken.
Los Titanes observan a Zeus y se encaminan hacia él...
-“Volverán al Tártaro de donde nunca debieron salir jamás”. Dice Zeus.
El señor del Olimpo crea una centella y se las arroja... Atlas, la atrapa con su mano destruyéndola...
Briareo corre hacia Zeus y lo ataca... El señor del Olimpo utiliza su campo de fuerza, pero el titán lo atraviesa. Acto seguido, toma a Zeus por el cuello y lo lanza hacia arriba... Dione salta y lo golpea... Antes de caer lo toma Encelade, quien congela el cuello de Zeus para luego lanzarlo de nuevo para que Ops le ataque también... La titánida lo toma aprisionándolo para luego dejar que Atlas le de el golpe final... Dejando al Dios semi-inconsciente en lo más profundo de un cráter...
Nadie de los presentes puede entender por que los Titanes poseen un poder superior al de Zeus.
-“Parece que esta vez, los Dioses no tienen oportunidad contra nosotros. Esto será más fácil de lo que pensé... ¡Vengaremos a Cronos!”. Dice Encelade.
Ahora que han derrotado a Zeus, los Titanes seguirán con los Dioses y los santos de Athena...
Ikki se lanza contra Encelade pero éste lo hace ver como a un niño... Con golpe se deshace del santo.
Apolo libera su “Esfera de la Corona”, pero Dione la deshace...
Al ver esto, Hades y Poseidón se arrojan contra Atlas... Hades le tira un espadazo y el titán usa su enorme brazo para protegerse... Ante la incredulidad de Hades, su espada ha sido quebrada...
Athena pide la ayuda de todos los Dioses que ahí se encuentran.
-“No importa cuantos sean, no pueden con nosotros”. Dice Ops.
Aser y Siegfried atacan a Briareo pero no le afectan sus golpes al titán.
Hera ríe segura de su victoria, pero... Artemisa y Hestia, quienes estaban de parte de la reina de los Dioses, han decidido pelear contra los Titanes...
Encelade esta a punto de acabar con Ikki, pero en el último momento, algo se incrusta en el brazo del titán hiriéndolo...
-“¿Cómo es posible que algo me haya herido? ¿Quién fue?”. Pregunta Briareo.
-“No dejaré que mates a ninguno de los santos Divinos de Athena, primero tendrás que destruirme a mí, antes de matar a Ikki”. Se escucha una voz.
-“Este... cosmos, ¡No puede ser! Es...”. Dice Ikki.
-“¡¡¡Soy Radak de Ares!!!”. Exclama el señor de la Guerra.
-“Pero, él no viene solo...”. Se escucha otra voz.
-“Soy Acteón de Eros”; -“Yo soy Ferk de Hefesto”; -“Soy Ariadna de Afrodita”; -“Y yo Laertes de Hermes”...
¡¡¡Son los Dioses del Olimpo!!!
-“Esto aún no termina, los Dioses del Olimpo los volveremos a encerrar en el Tártaro”. Exclama Ares.
Los santos estaban seguros de haber derrotado a todos los Dioses del Olimpo, por lo que no se explican como es que están aquí...
-“Discúlpenme por todo, hijos míos... Pero tenía que hacer que ustedes fueran más poderosos que yo. De otra forma, jamás podrían ganar en esta batalla...”. Dice Ares.
Atlas les dice que deben estar locos al tratar de pelear con ellos en el estado en que se encuentran. Los Dioses no pierden tiempo y se lanzan contra los Titanes...
-“Debemos ayudar a Radak, hermanos”. Dice Shun.
-“Shun tiene razón, no debemos olvidar que los santos dorados nos dejaron la responsabilidad de detener a Zeus”. Añade Shiryu.
Poseidón, Hades, Perséfone y Apolo también participarán en el combate.
Dioniso esta deliberando en ponerse del lado de Zeus, pues ha comprendido que Hera ha llegado demasiado lejos al liberar a los Titanes.
Mientras tanto con Zeus...
El señor de los Dioses se da cuenta de que subestimó a los Titanes. Sin embargo, la aparición de éstos ha provocado una transformación en él... El lado mortal, representado por Eduardo; ha desaparecido por completo para dar paso al todopoderoso Rey de los Dioses... Así es, ¡El verdadero Zeus ha despertado al fin!
No muy lejos de ahí, los Titanes se encuentran exterminando a los Dioses del Olimpo...
De pronto, un rayo surca el cielo, atraviesa el techo del templo y cae en medio de los Titanes... Todos salen volando por la magnitud del poder desencadenado...
Zeus se levanta... Y avanza hasta donde cayó el rayo.
-“¿Qué es ese Cetro?”. Se pregunta Seiya.
-“¡No puede ser! ¡¡¡Es el Cetro Centella!!! Valiéndose de él, Zeus derrotó a los Titanes y a Cronos en la (*)Gigantomaquia. Eso quiere decir...”. Dice Ares.
-“Que el verdadero Zeus ha despertado...”. Concluye Artemisa.
Seiya comenta que el cosmos de Zeus es infinitamente superior al que habían sentido cuando entraron al templo...
Zeus llega al Cetro Centella y lo azota contra el suelo... Otro rayo cae, pero esta vez sobre él...
Todo resplandece con un brillo que por instantes deja ciegos a todos...
Al recobrar la visión se percatan de lo que era el rayo... ¡¡¡Era la armadura de Zeus!!!
-“Escúchenme bien, Dioses del Olimpo, a pesar de estar completamente despierto, ustedes saben que no hay forma de destruir a los Titanes. La única opción es encerrarlos nuevamente, y se necesita de todos los Dioses del Olimpo para hacerlo; así que enciendan su cosmos y únanlo al mío”. Exclama Zeus.
Todos los Dioses juntan sus cosmos con el de Zeus, sin embargo, faltan dos Dioses; puesto que Helios y Démeter han sido derrotados... Athena y Apolo se ofrecen a reemplazarlos.
También Seiya y los santos; Poseidón; Hades; Perséfone; Siegfried y Aser, ofrecen su cosmos al Zeus... Sin embargo, son rechazados. Sólo los Dioses del Olimpo pueden hacerlo.
-“¡Hasta nunca Titanes! ¡Vuelvan al Tártaro y no regresen jamás al Olimpo! ¡¡¡“Explosión del Big Bang”!!!”. Grita Zeus....
El señor del Olimpo azota su cetro contra el suelo y... Se suscita una explosión... Los Titanes son envueltos en una prisión impenetrable y son lanzados de nueva cuenta al Tártaro...
Tras la explosión de magnitudes cósmicas; todo el templo desaparece... El Olimpo parece desmoronarse... Sólo quedan las armaduras de los Dioses del Olimpo... Ellos han desaparecido.
En medio, permanece Zeus, aún exhausto por el esfuerzo...
Al ver que su derrota está próxima, Hera intenta huir... Pero, Zeus la encierra en una prisión creada por su Cetro Centella y le quita el anillo Cronión. Tras sacar el alma de Hera del cuerpo de Adrianne, la manda a lo más profundo del Tártaro...


En la siguiente entrega:
Sin nada más que decir, el gran final del Tenkai-Hen/Zeus Chapter...


(*) Nota: La Gigantomaquia es el episodio de la mitología en el cual, Zeus destronó a su padre Cronos, quien estaba acompañado de los Titanes. Para lograr derrotarlos se necesitó de la unión de todos los Dioses del Olimpo. Finalmente, Cronos y los Titanes fueron confinados por Zeus al Tártaro por toda la eternidad.
Volver arriba Ir abajo
squalllionheart
avatar



Cantidad de envíos : 603
Edad : 39
Localización : Jardin de Balamb
Fecha de inscripción : 22/08/2007

MensajeTema: Vol X cap 6   Dom Sep 09, 2007 2:25 pm

VOL X.- CAPITULO VI : ¡ EL DECIMO SENTIDO, LA GRAN VOLUNTAD QUE LO GOBIERNA TODO !


TEMPLO CRONION.

Tras la unión de todos los cosmos de los Dioses del Olimpo, finalmente los Titanes han regresado al Tártaro... Aunque les ha costado la vida a todos los Dioses, incluyendo a Athena y Apolo; quienes reemplazaron a Helios y Démeter...
Zeus ha encerrado a Hera en una prisión con su Cetro Centella, y tras arrebatarle el anillo Cronión; la ha confinado en lo más profundo del Tártaro...
Seiya y los demás santos lloran ante la impotencia de no haber podido hacer nada para salvar a Saori.
-“Esto terminó. Ya no hay por que continuar esta batalla. Váyanse del Olimpo”. Dice Zeus.
-“Te equivocas, Zeus. Esto no terminara hasta que acabemos contigo también”. Responde Hades.
-“Ya sólo falta destruirte a ti para que todo acabe”. Añade Poseidón.
-“Para mí ya todo acabó. Pero si ustedes quieren desaparecer, no puedo hacer nada por cambiar su destino. Ahora que he despertado completamente, he alcanzado la máxima evolución a la que un Dios puede llegar; ¡El Décimo Sentido, la Gran Voluntad!”. Exclama Zeus.
-“¿¡La Gran Voluntad!? ¡Eso es imposible! Eso quiere decir que no hay forma de derrotarte”. Dice resignado Poseidón.
Los santos no pueden creer lo que ha dicho Poseidón.
-“No dejaré que eso me detenga, yo debo eliminar a Zeus de una vez por todas”. Dice Hades.
El señor del Más Allá se lanza contra Zeus dispuesto a matarlo... Pero, el señor de los Dioses del Olimpo, lo fulmina con un rayo disparado de su Cetro Centella... El sapuri-kamei de Hades es destruido...
Perséfone al ver esto, corre contra Zeus a atacarlo... Pero le ocurre lo mismo que a Hades...
Antes de que Poseidón intente hacer algo, el señor de los Dioses también lo golpea con otro rayo de su Cetro Centella...
-“Escúchenme bien, santos de Athena. Si ustedes se enfrentan contra mí, les sucederá lo mismo”. Advierte Zeus.
Hyoga utiliza su “Ejecución de Aurora”, pero su ken se vuelve en su contra... Shiryu ataca con su “Furia de los 100 Dragones de Rozan”; pero ocurre lo mismo...
-“¡Unámonos todos para poder derrotar a Zeus!”. Exclama Seiya.
Los cinco elevan su cosmos hasta alcanzar el estado del Kundalini... Y liberan sus kens más poderosos contra el señor del Olimpo...
-“ ¡“Rayo Estelar”! ¡“Dragón Resistente”! ¡“Tormenta de Auroras”! ¡“Huracán Nebular”! ¡“Fénix Incandescente”! ”. Gritan los santos.
El resultado de la combinación de todos sus kens, es una ráfaga de poder que parece no poder ser detenida por nada ni nadie... Sin embargo, Zeus la atrapa con su mano y la desaparece...
-“¡Tontos mortales! ¿Como se atreven a creer que podían destruirme? ¡Contemplen el poder del Cetro Centella! ¡¡¡“Centella de Zeus”!!!”. Exclama el señor del Olimpo.
Zeus azota su báculo contra el suelo y una centella cae sobre Seiya y los santos... Tras el impacto del ken de Zeus, las armaduras divinas... ¡Explotan en mil pedazos!
Mientras tanto, Hypnos, Thánatos, Siegfried y Aser se recuperan...
Los Heraldos de Hades ven incrédulos como su señor ha sido derrotado por Zeus. Sin perder más tiempo ambos corren llenos de ira hacia Zeus, pero éste los desaparece de la faz del Universo con el poder de su Cetro Centella...
Siegfried y Aser también intentan a atacar a Zeus, sin embargo caen derrotados por el poder del señor de los Dioses del Olimpo...
En ese momento, todos sienten un extraño cosmos que se acerca.... Cuando todo parecía perdido, surge un rayo de esperanza... ¡Se trata de Shaka de Virgo!
-“Estoy listo para enfrentar a Zeus, al superar la iluminación, finalmente he renacido.... Shaka y Dharma ya no existen; ahora sólo estoy yo, ¡¡¡Bodhidharma!!!”. Exclama.
-“Superar la iluminación no te pone al nivel de Zeus, su poder está más allá de toda comprensión”. Dice Hades.
-“Es cierto que no puedo derrotar a Zeus yo solo, pero al despertar mi Kundalini y convertirme en Bodhidharma; usaré el último recurso que se me ocurre para destruir a Zeus... Pero, necesito de la ayuda de Hades y Perséfone”. Explica el Buda.
El iniciado toma su posición de flor de loto y enciende su cosmos...
Hades se coloca a la izquierda y Perséfone a la derecha...
-“Pónganme atención, esto sólo ustedes pueden hacerlo.... ¡Quiero que traigan aquí a las almas de los santos dorados!”. Exclama Bodhidharma.
-“¿Las almas de los santos dorados? ¿Pero que podrán hacer ellos contra Zeus?”. Se pregunta Poseidón.
Súbitamente, surgen las almas de los santos dorados...
-“Ahora, santos dorados... ¡Haremos el rayo de sol con el que destruimos el Muro de los Lamentos!”. Exclama Bodhidharma.
-“¡Detente! Eso acabará contigo también”. Dice Ikki.
-“Si no lo logramos, dejo todo en tus manos Ikki, y las de todos ustedes...”. Se despide el Buda.
Los santos dorados toman sus posiciones, Aioros desenfunda su arco y flecha...
Las armaduras empiezan a resonar y los cosmos de los santos dorados se hacen uno sólo...
-“¡Atrás todos! Este será un ken de inmenso poder”. Grita Poseidón.
-“¡Listos! ¡Ahora Aioros, dispara tu flecha!”. Exclama Bodhidharma.
La flecha de sagitario, protegida por el cosmos de Buda, sale disparada contra Zeus... Ocurre una terrible explosión que cimbra de pies a cabeza al Olimpo, desquebrajándolo....
Sin embargo el señor de los Dioses ha detenido la flecha....
-“Ese fue un buen intento, pero para Zeus no fue nada”. Dice Hades.
-“Entonces ha llegado la hora de utilizar el último recurso... ¡¡¡La Exclamación de Athena!!!”. Exclama Bodhidharma.
-“Presten atención santos dorados, yo seré el receptor y ustedes serán los emisores...”. Explica el Buda.
-“¿Estás tratando de decir que harán una Exclamación entre los 12?”. Pregunta asombrado Seiya.
Los 12 santos dorados se colocan a los lados de Bodhidharma y comienzan a concentrar su poder para liberar la Exclamación de Athena... Finalmente, el ken está listo y se lo arrojan a Zeus...
-“¡No puede ser! ¡El ken que han creado podría destruir el Universo entero!”. Exclama Poseidón.
-“¿Pero, serán capaces de vencer a Zeus con eso?”. Se pregunta Hyoga.
Zeus sabe que si contiene tal poder, el Olimpo desaparecerá... Por lo que mejor lo destruirá...
-“¡¡¡Siete Centellas del Cielo!!!”. Grita el señor de los Dioses.
El cosmos de Bodhidharma y las almas de los santos dorados han desaparecido...
En el inmenso cráter que dejó la explosión, sólo queda Zeus inmóvil...
-“No puedo creer el poder que tienen... Los he subestimado”. Piensa.
Momentos después cae de rodillas al suelo...
-“¡Lo consiguieron! ¡Hicieron caer a Zeus!”. Celebra Seiya.
-“No cantes victoria tan rápido Seiya, Zeus no caerá tan fácil”. Dice Poseidón.
-“Es el momento, debemos hacer el poder de la Trinidad Divina”. Exclama Hades.
-“¿La Trinidad Divina? Pero se necesita de tres Dioses para hacerlo”. Responde Poseidón.
-“Yo estoy aquí, así que contándolos a ustedes; somos tres”. Añade Perséfone.
-“Entonces aprovechemos el momento de vacilación de Zeus para acabarlo. Aunque esto será nuestro fin, puesto que no tenemos armadura que nos proteja”. Dice Hades.
Sin perder un segundo más los tres Dioses se colocan uno a la izquierda, otro a la derecha y el último detrás del señor del Olimpo y forman el triángulo divino...
-“¡¡¡El Poder de la Trinidad Divina!!!”. Gritan los Dioses.
De pronto, Zeus reacciona, salta y esquiva el ataque, ante la sorpresa de los tres Dioses...
El señor del Olimpo cae azotando su Cetro Centella contra el suelo, y libera su ken “Siete Centellas del Cielo”... Los Dioses están sin energía por el esfuerzo de la última técnica que hicieron y no pueden esquivar el ataque de Zeus... Y son derrotados...
-“¡Seikaaaaaaaaaaaaaaaaa!”. Grita Seiya.
Pero es demasiado tarde, los tres Dioses han sido eliminados...
Seiya se levanta dispuesto a todo con tal de derrotar a Zeus...
-“¡Ríndete mortal! No tienes oportunidad contra mí”. Dice Zeus.
Seiya hace caso omiso a lo que dijo Zeus y lo ataca con su “Rayo Estelar”... Sin embargo, su ken se vuelve contra sí mismo. Seiya piensa que es su fin, pero... ¡Shiryu se interpone entre el ataque y él!
Sus hermanos le dicen a Seiya que si alguien puede derrotar a Zeus; es él... Ellos serán su protección... Debe continuar atacando a Zeus, hasta lograr acabar con él...
-“Mis hermanos... ¡Juro por mi vida que hoy será el día en que caerá Zeus! ¡¡¡Rayo Estelar!!!”. Exclama Seiya.
No obstante, sucede lo mismo... Y el ken de Seiya vuelve a regresarse en su contra... Los santos piensan que es su fin, pero... Súbitamente, la armadura de Apolo se ha interpuesto entre el ken y los santos...
La armadura se separa y... ¡Se incorpora con Seiya!
En ese instante, los santos oyen la voz de los Dioses en sus mentes...
-“Ustedes son la única esperanza que queda para derrotar a Zeus, él no debe continuar con esto; deténganlo por favor. Les entregamos nuestras armaduras para conseguirlo...”.
Zeus está incrédulo ante lo que ha pasado, los Dioses le han entregado sus armaduras a unos simples mortales...
Seiya usa la de Apolo; Shiryu la de Hermes; Hyoga la de Hefesto; Shun la de Eros e Ikki la de Ares...
-“No importa que armaduras cubran sus cuerpos, yo las destruiré”. Dice Zeus.
-“Esta vez no será así, los mismos Dioses no aprueban que hayas regresado; así que te enviaremos de regreso a tu sueño eterno”. Exclama Seiya.
Los cinco le lanzan sus kens más poderosos a Zeus...
-“¡Blasfemos! ¡Los destruiré por esto! ¡¡¡“Siete Centellas del Cielo”!!!”. Exclama el señor del Olimpo.
Todos los santos acaban con las armaduras dañadas...
Sin embargo, Seiya se vuelve a poner de pie...
El santo saca el arco de Apolo, coloca una flecha y apunta a Zeus... Todos sus hermanos unen su cosmos al de él...
La saeta es disparada contra el señor del Olimpo... No obstante, éste la desvía con un rayo de su cetro...
Sus hermanos le dicen a Seiya que la lance cuantas veces sea necesario, hasta que Zeus caiga.
Seiya se prepara para disparar de nuevo...
-“¿Por que? ¿Por qué es que siento miedo? El es sólo un mortal, ¡Y yo soy Zeus! Sin embargo, está haciéndome dudar... A mí al todopoderoso señor de los Dioses. Y este es el poder de aquellos que creen que la razón esta de su parte, o esta es la prueba de que ellos mismos son la razón...”. Piensa Zeus.
Seiya dispara la flecha... Zeus permanece inmóvil... Una vez más usa su cetro para detener la flecha... Pero, ésta vez no puede detenerla... Y ésta se clava en su pecho...
-“Ya veo. Me equivoqué, creí que ya era tiempo de destruir todo y reconstruirlo a semejanza de la era mitológica... Pensé que ya no existía en la humanidad la compasión, el amor y la justicia. Y éstos chicos me han hecho ver mi error... Si no fuera por que traigo puesta mi armadura, hubiera sido mi fin... He sobrevivido, pero estos muchachos me han dado una gran lección... Aún no es tiempo de regresar”. Reflexiona Zeus.
Los santos se preguntan que pasa con Zeus, pues no se ha movido desde que la flecha se incrustó en él... Creen que ya lo han derrotado.
-“Escúchenme bien, santos de Athena. Me equivoqué, lo admito. Por lo tanto ahora me retiro hasta que sea el momento de regresar a cumplir mi misión...”. Exclama Zeus.
Seiya y los otros están sorprendidos ante las palabras del señor del Olimpo...
-“Todo volverá a la normalidad como antes de que empezará la batalla. El Universo volverá a ser el mismo... Me retiro, fue un placer conocerlos santos de Athena; hasta nuestro próximo encuentro...”. Se despide Zeus.
Del cuerpo de Eduardo emana una luz intensa y se sale el alma de Zeus... El joven cae al suelo.
Ocurre un resplandor que cubre todo... Al desaparecer la luz intensa, todo ha vuelto a la normalidad como hasta antes de que despertará Zeus... Sin embargo, los santos dorados, Athena, Apolo y Hades no vuelven a la vida... Todos los demás Dioses sí, aunque han vuelto a dormir; a excepción de Hera que permanece encerrada en el Tártaro. En la Tierra todo ha regresado como era antes.
-“A partir de hoy, debemos dedicarnos a forjar a los santos del futuro que deberán pelear en la batalla cuando regresé Zeus. No hay que olvidar que no fuimos capaces de derrotarlo”. Dice Ikki.
Todos se marchan del Olimpo hacia la Tierra...


(*) Nota: La Gigantomaquia es el episodio de la mitología en el cual, Zeus destronó a su padre Cronos, quien estaba acompañado de los Titanes. Para lograr derrotarlos se necesitó de la unión de todos los Dioses del Olimpo. Finalmente, Cronos y los Titanes fueron confinados por Zeus al Tártaro por toda la eternidad.
Volver arriba Ir abajo
squalllionheart
avatar



Cantidad de envíos : 603
Edad : 39
Localización : Jardin de Balamb
Fecha de inscripción : 22/08/2007

MensajeTema: Epilogo   Dom Sep 09, 2007 2:25 pm

EPILOGO:


TOKIO, JAPÓN; AÑO 2043.

La legendaria batalla contra Zeus ha quedado en el olvido. Sólo unas pocas personas saben de ella...
Una pequeña niña se encuentra en una playa...
-“¡Abuelo! ¡Abuelo! Corre, mira el castillo de arena que he construido”. Exclama la niña.
Sin embargo, al entrar a la cabaña donde se encontraba su abuelo, lo encuentra tirado en el piso moribundo y a una mujer parada frente a él...
-“Es tu turno niña, no dejaré que me estorbes en mis planes... Eso no volverá a suceder”. Dice la mujer...
La asesina se dispone a terminar con la vida de la pequeña, pero... En ese momento aparece un desconocido que se interpone... Momentos después ambos desaparecen...
La pequeña llora inconsolable por la muerte de su abuelo, de pronto oye una voz que dice:
-“Tranquila, niña. Ha llegado la hora, debes cumplir tu destino”.
-“¿Quién es usted señor? ¿Por qué me salvó?¿Conocía a mi abuelo?”. Pregunta Aoisei.
-“Yo me llamo Kiki, y te ayudaré en tu misión. Tu ya formas parte de la nueva generación de santos de Athena”. Dice el hombre.
-“¿Santos de Athena?”. Se pregunta la niña.
-“Ven conmigo, tu abuelo me dijo que cuidará de ti”. Dice Kiki.
La niña acepta...

Fin del Epílogo...............................

¿ FIN ?
Volver arriba Ir abajo
squalllionheart
avatar



Cantidad de envíos : 603
Edad : 39
Localización : Jardin de Balamb
Fecha de inscripción : 22/08/2007

MensajeTema: Segunda parte ¡¡¡Saigon no Dai Kessen/Chaos Chapter!!!   Dom Sep 09, 2007 2:27 pm

Empezaré con la segunda parte del fic, que es años después de la batalla con Zeus en el Olimpo.
Con esta batalla, se pone fin a una era llena de héroes y épicos combates, LA ERA DE SAINT SEIYA.


Introducción


Antes de despedirse, Zeus les dijo unas palabras inquietantes a los santos que los pusieron a pensar sobre el futuro:

"Me han enseñado una gran lección, por hoy me retiro ya que me he dado cuenta que aún no es tiempo de regresar a este plano. Pero nunca olviden esto, el día que volvamos a vernos, será para entablar la batalla final. Por que está escrito que el día en que yo despierte de mi letargo divino, va a ser el momento de enfrentar al mal en una gran guerra cósmico-universal, que involucrará a todos los seres más poderosos que hayan existido... Hasta que llegue ese día ustedes tendrán juventud eterna. Pues tal vez ni siquiera yo sobreviva a ese combate"....

Después de decirles esto, el señor de los Dioses del Olimpo desapareció. Y en los corazones de los santos una profunda angustia comenzó a aflorar, puesto que si no fueron capaces de derrotar a Zeus, ¿Acaso podrán con la responsabilidad que les aguarda en la llamada por Zeus batalla final?

Pronto sabrán la respuesta.................


¡¡¡Saigon no Dai Kessen/Chaos Chapter!!!
Volver arriba Ir abajo
squalllionheart
avatar



Cantidad de envíos : 603
Edad : 39
Localización : Jardin de Balamb
Fecha de inscripción : 22/08/2007

MensajeTema: Prologo   Dom Sep 09, 2007 2:28 pm

CREDITOS a PAKO, MIGUEL y EDUARDO (EL EQUIPO TENKAI NO OU)

PROLOGO:

TOKIO, JAPÓN; AÑO 2043.

La legendaria batalla contra Zeus ha quedado en el olvido. Sólo unas pocas personas saben de ella...
Una pequeña niña se encuentra en una playa...
-“¡Abuelo! ¡Abuelo! Corre, mira el castillo de arena que he construido”. Exclama la niña.
Sin embargo, al entrar a la cabaña donde se encontraba su abuelo, lo encuentra tirado en el piso moribundo y a una mujer parada frente a él...
-“Es tu turno niña, no dejaré que me estorbes en mis planes... Eso no volverá a suceder”. Dice la mujer...
La asesina se dispone a terminar con la vida de la pequeña, pero... En ese momento aparece un desconocido que se interpone... Momentos después ambos desaparecen...
La pequeña llora inconsolable por la muerte de su abuelo, de pronto oye una voz que dice:
-“Tranquila, niña. Ha llegado la hora, debes cumplir tu destino”.
-“¿Quién es usted señor? ¿Por qué me salvó?¿Conocía a mi abuelo?”. Pregunta Aoisei.
-“Yo me llamo Kiki, y te ayudaré en tu misión. Tu ya formas parte de la nueva generación de santos de Athena”. Dice el hombre.
-“¿Santos de Athena?”. Se pregunta la niña.
-“Ven conmigo, tu abuelo me dijo que cuidará de ti”. Dice Kiki.
La niña acepta...

JAMIR, EL TIBET.

Tras salvar a Aoisei, Kiki la ha llevado al castillo de Mu en Jamir.
-“Duerme tranquila, pequeña. Que en tanto yo viva no dejaré que nada ni nadie te dañe. Tienes que vivir para cumplir tu destino”. Piensa Kiki mientras observa dormir plácidamente a Aoisei.

EL SANTUARIO, GRECIA.

Algo muy importante está por suceder.......
La nueva generación de santos de Athena por fin está completa y lista para lo que vendrá...
-“Atención a todos, el maestro Shiryu, Patriarca del Santuario ha llegado. Muéstrenle el respeto que se merece”. Ordena uno de los sacerdotes.
-“Mi señor, le presento a los jóvenes santos dorados que acaban de ganarse el ropaje dorado”. Dice otro de los sacerdotes.
Los jóvenes santos se presentan ante el gran Patriarca:
-“Mi nombre es Thántor, y seré el santo dorado de Tauro”.
-“Yo soy Xusty, santo dorado de Géminis”.
-“Soy Donnonvan de Cáncer, su ilustrísima”.
-“Me llamo Dohko, santo dorado de Libra”.
-“Soy Hareshin, nuevo santo dorado de Sagitario”.
-“Y yo soy Midori, santo dorado de Capricornio”.
-“Bienvenidos a la gran orden de Athena, jóvenes. Desde el principio de los tiempos, los santos han defendido la justicia y la verdad protegiendo a Athena. Si llevan la armadura será siempre por la justicia y nunca por motivaciones ni provechos personales”. Exclama el gran Patriarca.
Los santos juran que cumplirán con creces sus ordenes.
Después de la ceremonia, el Patriarca se retira a sus aposentos...

LA HABITACIÓN DEL PATRIARCA.

El Gran Patriarca se recuesta en la cómoda y ligera cama. De pronto una voz lo alerta, aunque al darse cuenta de quien es el que le habló, sonríe.
-“¿Qué te han parecido los nuevos santos dorados Shiryu?”. Pregunta el visitante.
-“Al parecer los han entrenado bien, Hyoga. Se ven fuertes, sólo espero que no necesiten demostrar su poder”. Contesta Shiryu.
-“Tienes razón. Aunque no sabemos que nos depare el futuro... Desde aquella batalla contra Zeus, ya nada es seguro”. Dice preocupado Shun.
-“¿Ya ha llegado Ikki?”. Pregunta Shiryu.
-“Aún no, desde que partió en busca de Seiya, no sabemos nada de él”. Responde Shun.
-“Eso significa que se ha perdido el momento en que su hijo se ha convertido en un santo dorado”. Dice Shiryu.
-“Hablando de hijos, debes estar orgulloso de Dohko. Ha seguido tus mismos pasos”. Comenta Hyoga.
-“No lo sé, siento que Dohko aún no estaba preparado para tal responsabilidad. Es demasiado impetuoso. Desde que perdió a su madre, se hizo muy frío. Mi dulce Shunrei, fue muy duro perderla viendo como envejecía, mientras que yo seguía con mi aspecto de cómo cuando tenía 18 años. Desde entonces mi hijo ya no es aquél muchacho que soñaba en convertirse en santo dorado para proteger la paz y la justicia en el mundo”. Añade Shiryu.
Todos se quedan en silencio...
De pronto entra alguien más a la habitación...
-“Hay problemas maestro, ya ha empezado”. Dice el recién llegado.
-“¡¡¡Kiki!!!”. Exclaman todos.
-“¿A que te refieres?”. Pregunta Hyoga.
-“A la batalla final, el regreso de Zeus esta próximo. Todo este tiempo nos hemos estado preparando para este momento”. Dice Shiryu.
-“¿Has cumplido con tu misión noble santo dorado de Aries?”. Cuestiona Shiryu.
-“Por supuesto, mi señor. Ella esta a salvo”. Responde Kiki.
Shiryu deja escapar un suspiro de alivio al oír las palabras de Kiki...

EL MONTE OLIMPO.

Radak de Ares se encuentra pensativo por todo lo que se avecina.
-“Me pregunto si estaré haciendo lo correcto al traer de nuevo al mundo a todos los Dioses del Olimpo. Después de la batalla contra Zeus sólo yo permanecí despierto. La última vez casi se acaba todo, tal y como lo conocemos. Sólo que cuando pienso en lo que está por venir, me parece que aquella batalla con Zeus no fue más que un preludio del principio del fin. Ya no hay tiempo de pensarlo, lo voy a hacer....”. Piensa Radak.

CASTILLO DE WESSEX, INGLATERRA.

El retirado arqueólogo Eduardo, el ser humano que fue la reencarnación de Zeus, ha sentido que tal parece que la misma pesadilla que vivió en su juventud ha regresado... De pronto un enorme poder surge de su interior........
Su voz ha cambiado, su frágil cuerpo se ha transformado, ¡Zeus ha vuelto!
-“Debo convocar a los Dioses del Olimpo, e informarles que la batalla final está por comenzar”. Exclama Zeus.

PALACIO DE LA FAMILIA SOLO, ESPARTA, GRECIA.

Es mitad de la noche, el viejo Julián Solo se encuentra durmiendo apaciblemente, cuando de pronto una voz lo hace despertar...
-“Julián Solo, ha llegado la hora, Poseidón debe resurgir una vez más”.
En eso desaparece.........

KYOTO, JAPÓN.

En las afueras de la ciudad se encuentra un vagabundo durmiendo al pie de un árbol.
De pronto se levanta súbitamente.
-“Ha llegado el momento, empezará todo de nuevo”. Dice.

EN OTRO LUGAR MUY LEJOS DE AHÍ.

En un castillo, en las afueras de Irlanda se lleva a cabo una reunión que cambiará para siempre el destino del universo entero...
-“Mi señora, siento decirle que no pude acabar con la niña. Un maldito santo dorado se interpuso”. Dice una mujer.
-“¿Un santo dorado dices? ¡No puedo creer que un santo dorado haya sido suficiente para que no pudieras llevar a cabo tu misión! ¡Tu eres una Diosa, Alana de Némesis!”. Responde otra.
-“Le pido mi señora que me deje esto a mí. Yo Iran de Até, le prometo no fallarle”. Dice otra de las Diosas.
-“Dejémoslo así por ahora. Esta pendiente el ataque al Olimpo. Además tenemos una misión más importante que llevar a cabo. Tenemos que encontrar a los 6 Ungidos del Destino”. Responde la líder.
-“Mis guerreros sagrados, bestias mitológicas; ustedes se harán cargo de esta importante misión. Deberán encontrar a los 6 Ungidos del Destino”. Ordena la Diosa.
-“Cómo ordenes, Oh! todopoderosa reina de los Dioses, Hera”. Responden los guerreros.......


FIN DEL PROLOGO.............................




RECUERDEN QUE ESTE FANFIC, ESTA HECHO POR FANS PARA FANS
Volver arriba Ir abajo
squalllionheart
avatar



Cantidad de envíos : 603
Edad : 39
Localización : Jardin de Balamb
Fecha de inscripción : 22/08/2007

MensajeTema: VOL. I .- CAPITULO I : ¡ EL COMIENZO DE LA NUEVA GUERRA SAGR   Dom Sep 09, 2007 2:29 pm

Ahora si, el comienzo oficial de la segunda parte del fic:

VOL. I .- CAPITULO I : ¡ EL COMIENZO DE LA NUEVA GUERRA SAGRADA !


EL OLIMPO.

El consejo de Dioses se reúne en el Olimpo.
-“Propongo que aplastemos el Santuario, esta vez no tendremos ningún problema en acabar con los santos. Enviemos a los 12 Olimpianos”. Exclama Ares.
Todos están de acuerdo con el señor de la Guerra.
-“Ares tiene razón, tal vez ni siquiera tengamos que intervenir nosotros esta vez. Además tenemos una misión más importante que llevar a cabo. Y no podemos permitir que los santos intervengan, eso sólo le concierne a los Dioses”. Dice Hestia.
En ese instante aparece Laertes de Hermes.
-“¿Qué ocurrió Hermes? ¿Lograste averiguar algo sobre lo que te encargué?”. Pregunta Zeus.
-“Traigo las más desastrosas noticias que jamás nadie ha escuchado, todo ha comenzado tal y como lo esperabas, Oh gran Zeus”. Responde cabizbajo el mensajero de los Dioses...
-“No debemos perder más tiempo, enviemos a los 12 Olimpianos. Tal vez no acaben con los santos, pero los mantendrán ocupados mientras nos hacemos cargo de nuestra misión”. Dice Ares.
-“Aún sin embargo, me pregunto si seremos capaces de llevar a cabo tal cosa...”. Añade Helios.

EL SANTUARIO, GRECIA.

El Gran Patriarca se encuentra meditando, cuando de pronto siente unos cosmos muy poderosos en las afueras del Santuario...

LAS AFUERAS DE LA CASA DE ARIES.

Tras percibir los cosmos acercándose, todos los santos dorados están reunidos esperando a la llegada de los invasores...
De pronto todo el cielo se oscurece... Enseguida aparecen los 12 Olimpianos.
-“Rendirse o morir, es la cuestión. Decidan”. Dice uno de los Olimpianos.
-“¿Rendirse? Pero si aún no ha comenzado la pelea siquiera. Además no podrán derrotarnos, nos han entrenado tan bien que ya hemos superado por mucho a los anteriores santos dorados”. Responde Hareshin de Sagitario.
-“¿En serio? ¿Ya han superado a los antiguos santos dorados? Pues entonces tendrán que demostrarlo”. Dice otro Olimpiano.
El cielo empieza a aclararse de nuevo y los rayos del Sol se filtran nuevamente a la Tierra... Reflejándose en las portentosas armaduras Kamei que portan los Olimpianos, haciendo que brillen esplendorosamente.
En ese instante Shun y Hyoga arriban al lugar. Y se sorprenden al ver a los Olimpianos de Zeus.
-“¡No puede ser!”. Exclaman los santos de Virgo y Acuario.
-“¿Ellos son los 12 Olimpianos de Zeus?”. Pregunta Midori de Capricornio.
-“¡No! ¡Ellos no son para nada los Olimpianos que esperábamos!”. Dice Hyoga.
-“¿Entonces quienes son ellos?”. Preguntan los jóvenes santos dorados.
-“E..Ellos son........ ¡¡¡Son los anteriores santos dorados!!!”. Exclaman Hyoga y Shun.

MUY LEJOS DE AHÍ, EN UNA ISLA EN EL MEDITERRÁNEO...

Finalmente, Ikki ha encontrado a Seiya.
-“¡Seiya! ¡Por fin te encontré! Debes regresar al Santuario”. Dice Ikki.
-“¿Regresar? ¿Para que?”. Cuestiona Seiya.
-“¿Cómo que para que? ¿Acaso no has sentido los cosmos que han aparecido? Todo empezará de nuevo...”. Responde Ikki.
-“Claro que los he sentido, pero, ¿Qué podemos hacer nosotros? ¿Ya no recuerdas que no pudimos derrotar a Zeus? No tenemos oportunidad”. Dice resignado Seiya.
Ikki le planta un golpe en el rostro a Seiya...
-“¡No puedo creer en lo que te has vuelto! ¡Tu no eres el Seiya que alguna vez conocí! Será mejor que acabe contigo aquí mismo y termine con tu patética vida”. Exclama furioso Ikki.
El santo dorado de Leo se lanza contra Seiya golpeándolo una y otra vez...
-“¡Vamos Seiya levántate y pelea!”. Exclama Ikki.
No obstante, Seiya no se levanta. Ikki se prepara para soltar su “Altísimo Fénix”...
-“¡Ave Fénix!”. Grita Ikki.
Seiya recibe irremediablemente el ken... Sin embargo, Seiya está ileso después del impacto.
Ikki se sorprende al ver como no le ha ocurrido nada a Seiya... Y más se asombra al darse cuenta de cómo eludió el ken...
-“¡No puede ser! ¡Es el escudo del Dragón!¡Ese chico, tiene puesta la armadura del Dragón!”. Se sorprende Ikki.
En eso aparecen otros chicos...
-“¡No permitiremos que lastimes al maestro Seiya!”. Exclaman los chicos.

EL SANTUARIO, GRECIA.

Todos los jóvenes santos dorados están sorprendidos al escuchar las palabras de Hyoga.
-“Entonces... ¿Estás tratando de decirnos que los Olimpianos de Zeus son en realidad los anteriores santos dorados?”. Cuestiona Hareshin.
-“Así es chico, sin embargo ya no somos más santos de Athena. Ahora estamos en un nivel distinto. ¡Somos los 12 Olimpianos que sirven a Zeus y a los Dioses!”. Responde Afrodita.
Los servidores de Zeus se presentan ante los santos de Athena:
-“Yo soy Aioria de Aquiles”; -“Yo Saga de Cástor”; -“Me llamo Kanon de Pólux”; -“Mi nombre es Aioros de Odiseo”; -“Yo Aldebarán de Hércules”; -“Me presento ante ustedes, soy Camus de Ganímedes”; -“Yo Shura de Ayax”; -“Yo soy Angelo de Belerofonte”; -“Mi nombre es Mu de Perseo”; -“Soy Afrodita de Jasón”; -“Yo me llamo Milo de Orión”...
-“¡Y yo soy su líder, mi nombre es Dohko de Diomedes!”........


En el siguiente capitulo:
Los nuevos santos dorados les hacen frente a los Olimpianos, Ikki se sorprende al averiguar que es lo que ha estado haciendo Seiya en los últimos años, y mucho más............
Volver arriba Ir abajo
squalllionheart
avatar



Cantidad de envíos : 603
Edad : 39
Localización : Jardin de Balamb
Fecha de inscripción : 22/08/2007

MensajeTema: VOL I : CAPITULO II : ¡EL RETO PARA LOS NUEVOS SANTOS DORADO   Dom Sep 09, 2007 2:31 pm

VOL I : CAPITULO II : ¡EL RETO PARA LOS NUEVOS SANTOS DORADOS !


EN UNA ISLA PERDIDA EN EL MEDITARREANEO.

Ikki se encuentra tratando de convencer a Seiya, quien ha decidido no volver a combatir nunca más.
El santo dorado de Leo, está impresionado por que justo cuando intentaba acabar con Seiya, unos muchachos se interpusieron en su camino...
-“¿Quiénes son ellos, Seiya?”. Cuestiona Ikki.
-“Yo soy Sutra de Dragón”; -“Yo Jacob de Cisne”; -“Me llamo Marlene de Andrómeda”; -“Y yo soy Radha de Fénix”.
-“Responde, Seiya, ¿Quiénes son estos chicos?”. Insiste Ikki.
-“Ellos son los futuros santos divinos de Athena. Yo fui quien los entrenó. Todos a excepción de Radha, fueron entrenados por mi”. Contesta Seiya.
-“Aléjate extraño, o de lo contrario tendremos que acabar contigo”. Dice Radha.
-“Entonces son tus alumnos. Eso quiere decir que aún no te das por vencido Seiya. Si es así regresa al Santuario conmigo y juntos combatamos a Zeus, estoy seguro de que esta vez si lo derrotaremos”. Dice Ikki.

EL SANTUARIO, GRECIA.

Tras la llegada de los 12 Olimpianos de Zeus, parece que todo esta listo para iniciar la nueva guerra santa...
Hyoga y Shun aún no salen de su asombro al percatarse de que los Olimpianos son en realidad los antiguos santos dorados.
-“Pero maestro Camus, ¿Por que están haciendo esto? ¿No se supone que todos ustedes fueron alguna vez santos de Athena?”. Pregunta Hyoga.
-“Eso fue antes. Ahora sólo servimos a los Dioses del Olimpo y a Zeus. Por lo tanto estamos aquí para acabar con todos ustedes”. Responde Camus.
-“¿Ya basta de perder el tiempo dialogando, acabare yo mismo con ellos! “¡Meteoros de Pegaso!””. Exclama Hareshin.
Sin embargo, Saga se planta enfrente de todos y detiene el ken del santo dorado...
-“Esta técnica sólo puede pertenecer a alguien en este mundo. ¿Tu maestro ha sido Seiya, no es así muchacho?”. Pregunta Saga.
-“Seiya no es el único que puede hacer esa técnica... También la hace quien la creo”. Se escucha una voz.
Al voltear Saga recibe una patada en pleno rostro, no obstante no cae...
-“¿Tú? Tú debes de ser...”. Dice Saga.
-“La instructora de Hareshin. Soy Marin de Piscis”. Responde.
En eso arriban también Jabú, santo dorado de Escorpión, y Kiki, santo dorado de Aries.
-“Ya basta. Será un combate justo... Se supone que ustedes son los guardianes de las 12 casas del Zodiaco, así que su misión será impedir que lleguemos hasta Athena; ¿Entendieron?”. Propone Dohko.
-“¿Te refieres a que quieren atravesar las 12 casas y así poder pelear en igualdad con nosotros?”. Pregunta Shun.
-“Así es, de esa forma será más justa la batalla”. Responde Dohko.
Shun le comenta a Hyoga que al parecer los Olimpianos no saben que Athena aún no reencarna de nuevo. El santo de Acuario le dice que eso les dará una pequeña esperanza de triunfo, puesto que el piensa que los jóvenes santos dorados aún no están preparados para enfrentar un desafío así.... Shun dice que tal vez los esta subestimando, aún no los ven en acción, hasta ahora sólo han estado entrenando y nunca han tenido una pelea seria.
-“¿Entonces que deciden? ¿Aceptan nuestro reto?”. Pregunta Angelo.
-“Les daremos oportunidad de llegar a ocupar sus puestos antes de ingresar a las 12 casas”. Añade Shura.

EL SALON DEL GRAN PATRIARCA.

Shiryu se ha percatado de lo que ocurre en el Santuario, y se encuentra deliberando en sí va ó espera en sus aposentos haber que pasa.
Se encuentra ensimismado en sus pensamientos cuando de pronto escucha una voz:
-“Tu debes ser el nuevo Patriarca del Santuario, me alegro que en mi ausencia alguien tan sabio como tu haya ocupado tan importante puesto. Sin embargo ahora que he vuelto yo me encargaré de todo. La batalla final contra Zeus ha empezado”.
Shiryu se da la vuelta al oír la voz...
-“¡No puede ser! Tú... Tú debes ser..... ¡Athena!”. Exclama asombrado.
-“Así es. Yo soy Iran, la reencarnación de Athena de esta era”. Responde la Diosa.
Al escuchar las palabras de la Diosa, Shiryu se inclina ante ella en señal de respeto y lealtad.

MIENTRAS TANTO CON IKKI Y SEIYA.

Ikki trata de convencer a Seiya de que regrese y se una a la batalla contra Zeus.
-“Si no vienes conmigo por las buenas, vendrás por las malas. Aunque tenga que llevarte arrastrando, lo haré”. Exclama Ikki.
-“Ya te dijimos que si tratas de hacerle daño al maestro Seiya, te las verás con nosotros”. Responde Radha.
El muchacho le dice a Ikki que le da 5 segundos para marcharse, o de lo contrario acabará con él.
-“¿Qué estás diciendo?”. Se asombra Ikki.
-“Listo, se acabó tu tiempo. Ahora serás destruido... “¡Capitulación del Demonio del Fénix!””. Exclama Radha.
Ikki queda atrapado en el vórtice dimensional de fuego que creo el santo de bronce, no dando crédito al poder que posee Radha.

EL SANTUARIO, GRECIA.

Los santos dorados han aceptado el reto de los 12 Olimpianos de Zeus.
Así que se encaminan a resguardar las casas del Zodiaco.
-“¿De verdad crees que haya sido sabio aceptar este desafío, Hyoga?”. Pregunta Jabú.
-“Eso es cierto, recuerda que no contamos con Ikki. Por lo tanto la casa de Leo no tendrá guardián”. Comenta Shun.
-“Lo se pero esta es la única forma de hacerles frente, y tener una pequeña posibilidad de ganar, al menos hasta que regresen Ikki y Seiya”. Responde Hyoga.
-“Aún así será una prueba decisiva para los nuevos santos dorados. Mostrarán de lo que están hechos y si en realidad son dignos de llevar sus armaduras doradas”. Añade Marin....
Todos ocupan sus puestos, ahora sólo queda esperar a los 12 Olimpianos...............


En la siguiente entrega:
La batallas comineza, Kiki se encuentra frente a frente a quien más venera en el mundo.... ¡Mu! todo esto y mucho más en el siguiente capitulo....
Volver arriba Ir abajo
squalllionheart
avatar



Cantidad de envíos : 603
Edad : 39
Localización : Jardin de Balamb
Fecha de inscripción : 22/08/2007

MensajeTema: VOL I : CAPITULO III : ¡EL PODER DEL NUEVO SANTO DORADO DE A   Dom Sep 09, 2007 2:31 pm

VOL I : CAPITULO III : ¡EL PODER DEL NUEVO SANTO DORADO DE ARIES !


LAS AFUERAS DE LAS 12 CASAS DEL ZODIACO.

Los 12 Olimpianos de Zeus están a punto de adentrase en las 12 casas del Zodiaco.
-“Creo que ya fue suficiente el tiempo que les dimos, es hora”. Dice Shura.
Dohko sólo asienta con la cabeza, un momento después todos parten hacia las casas...

MIENTRAS TANTO EN EL CAMINO HACIA EL SANTUARIO DE ATHENA.

Hyoga, Shun, Jabú y Marin han decidido que será mejor quedarse a combatir hasta el final de las 12 casas, por si son derrotados los santos dorados.
-“Los hemos entrenado bien, pero aún así no estoy segura si lograrán resistir una prueba como esta”. Dice preocupada Marin.
-“Por eso es mejor no intervenir en esta pelea, a menos que sea necesario. Debemos dejarlo todo en sus manos”. Añade Hyoga.
Todos están de acuerdo con él...

A LAS AFUERAS DE LA CASA DE ARIES.

-“Yo me quedaré a combatir aquí solo, ustedes sigan adelante”. Dice Mu.
-“Esta bien, Mu. Después de todo, Kiki es tu discípulo. Me imagino que quieres saber que tanto ha avanzado en sus técnicas”. Responde Camus.
Un momento después, todos entran al recinto sagrado...

EN OTRO LUGAR.

Hera está furiosa con Némesis por que no fue capaz de acabar con Aoisei.
-“Por favor deme otra oportunidad mi reina, juro que no fallaré esta vez”. Suplica Némesis.
-“Pero por favor, suplicar no es digno de una Diosa. Debemos asegurarnos de no fallar de nuevo, así que envíeme a mí, mi señora”. Se escucha una voz.
-“¿Es cierto eso? ¿si te envío tú no me fallarás?”. Pregunta Hera.
-“Sí, yo Berei de Proteo; no fracasaré, y le traeré el cadáver de esa chiquilla”. Exclama el Dios.
-“Eso espero, por que de lo contrario, no habrá perdón para ti”. Responde Hera.

EN ESO CON IKKI Y SEIYA.

Ikki ha quedado atrapado en el vórtice creado por Radha, el santo de bronce de Fénix.
-“¡No puede ser que este muchacho tenga tanto poder! ¡Ahora veo por que ha sido capaz de portar la armadura del Fénix!”. Dice asombrado Ikki.
Sin embargo, el santo dorado de Leo escapa del ken de Radha...
Al ver que Ikki se prepara a pelear en serio, Seiya decide intervenir:
-“¡Basta, ya fue suficiente! Radha, Ikki deténganse”. Grita Seiya.
-“Seiya tiene razón, yo no vine a combatir contigo niño. Mi misión es llevar de vuelta a Seiya al Santuario”. Dice Ikki.
-“Maestro Seiya, ¿Acaso regresará al Santuario con él?”. Pregunta Marlene.
-“Si Seiya, ¿Vendrás o no conmigo?”. Cuestiona Ikki.
-“Esta bien, volveré. Pero estoy casi seguro que nuestra pelea será en vano. Zeus es invencible”. Dice resignado Seiya.
-“Si usted parte, nosotros iremos también”. Dice Sutra de Dragón.
-“Antes de ir al Santuario, primero iremos a otro lugar”. Dice Seiya.

LA CASA DE ARIES.

Todos los Olimpianos han entrado.
De pronto, Kiki de Aries aparece obstruyéndoles el paso...
-“Ninguno de ustedes pasará de esta casa”. Dice Kiki.
-“¿Qué estás tratando de decir muchacho? ¿Qué no seremos capaces de vencerte?”. Pregunta Angelo de Belerofonte.
-“Así es, los conozco a todos y se cuales son sus alcances. Por lo mismo, no pasarán de aquí”. Responde el santo dorado de Aries.
-“¿Qué dices? Toma esto: “¡Excalibur!””. Exclama Shura de Ayax.
-“¡Muro de Polvo Estelar!”. Grita Kiki.
El muro contiene el ataque de Shura cual si fuera una especie de material elástico y lo refleja en su contra...
El Olimpiano lo alcanza a eludir.
-“Es mi turno de atacar... “¡Polvo de Diamante!””. Exclama Camus de Ganímedes.
Sin embargo, el ataque no consigue penetrar la barrera creada por Kiki.
-“¿Lo ven? Nunca pasarán de esta casa, los derrotare a todos aquí mismo”. Afirma Kiki.
-“Esta bien. Entonces ahora verás el poder de los Gemelos Dioscuros, ¡Vamos Kanon!”. Dice Saga de Cástor.
-““¡Explosión de Galaxias!” “¡Explosión Galáctica!””. Gritan los dos, atacando al mismo tiempo...
Esta vez, el santo dorado no puede evitar que el ataque combinado de los Olimpianos atraviese el muro... aún así no son capaces de alcanzarle.
Sin tiempo que perder, Saga libera su “Otra Dimensión”; y aprisiona a Kiki.
-“Eso no detendrá a Kiki por mucho tiempo, el puede manejar y transportar la materia a través del espacio y regresará con facilidad”. Comenta Mu de Perseo.
-“De prisa, salgan de aquí mientras trata de regresar de la otra dimensión”. Dice Saga.
-“Bien, ustedes váyanse, que yo me quedare a hacerme cargo de él personalmente”. Añade Mu.
Todos se marchan de la casa...


En la siguiente entrega:
Continúan los desafíos en las 12 casas del Zodiaco, los Olimpianos entran en la segunda casa, por otro lado, Athena se presenta ante sus santos... Todo esto y más en el siguiente capitulo.
Volver arriba Ir abajo
squalllionheart
avatar



Cantidad de envíos : 603
Edad : 39
Localización : Jardin de Balamb
Fecha de inscripción : 22/08/2007

MensajeTema: VOL I.- CAPITULO IV : ¡EL INVENCIBLE BUFALO DORADO !   Dom Sep 09, 2007 2:32 pm

VOL I.- CAPITULO IV : ¡EL INVENCIBLE BUFALO DORADO !


JAMIR, EL TIBET.

Aoisei ha despertado y se encuentra con que Kiki se ha ido.
Se levanta de la cama y empieza a recorrer el gran Palacio que conforma la torre de Mu.
[-“Este lugar es gigantesco. ¿Por qué me habrá traído ese señor aquí? ¿Y como es que conocía a mi abuelo si nunca lo había visto yo? Hay muchas preguntas que tengo que hacerle cuando lo vuelva ver”]. Piensa para sí misma Aoisei.
De pronto al continuar su recorrido llega a un cuarto que tiene en el techo una pintura representando el espacio celeste de constelaciones. La niña observa detenidamente como cada constelación tiene su nombre al igual que el de sus estrellas. Se recuesta en el suelo a verlas y al poco rato queda profundamente dormida.

CASA DE TAURO.

Todos los Olimpianos han ingresado a la segunda casa tras dejar a Mu de Perseo en Aries...
Thántor, el santo dorado de Tauro ha estado aguardándolos.
-“¡Increíble! Pudieron atravesar la casa de Aries”. Dice Thántor.
-“¿Te refieres a que pensabas que no íbamos a ser capaces de derrotar a Kiki?”. Pregunta Aioria de Aquiles.
-“Peor para ustedes, por que yo soy más fuerte y poderoso que el maestro Kiki de Aries”. Responde Thántor.
Todos se quedan sorprendidos ante las palabras del santo de Tauro.
-“Fue suficiente, yo mismo te pulverizaré con mis propias manos”. Exclama Aldebarán de Hércules.
-“Espera, Aldebarán. No te lo tomes personal, recuerda la razón por la que estamos aquí”. Le dice Dohko.
El Olimpiano se calma.
Thántor les aconseja atacarlo todos al mismo tiempo, o de lo contrario nunca lo vencerán...
Aldebarán se lanza furioso contra el santo, sin embargo no es capaz de alcanzarle. Por lo que decide usar su ken “Gran Cuerno”...
El santo dorado atrapa el poder con sus manos y lo desvanece... Al ver esto Aioria libera su “Plasma Relámpago”, pero, al igual que su compañero no consigue dañar a Thántor.
-“Es mi turno, “¡Agujas Escarlatas!””. Exclama Milo de Orión.
El santo dorado de Tauro elude con facilidad el ataque del Olimpiano de Orión...
-“Esta bien, basta de defenderme. ¡Es hora de atacar! “¡Embestida del Búfalo Dorado!” ”. Grita Thántor.
Sin tener tiempo para reaccionar, todos los Olimpianos son golpeados por el gigantesco ken del santo dorado...

LA CASA DE ARIES.

Kiki ha vuelto de la otra dimensión donde fue arrojado por Saga.
-“Señor Mu, estoy muy feliz de verlo de nuevo”. Dice Kiki.
-“Yo también, Kiki. Pero lamento que sea en estás condiciones”. Responde Mu.
De pronto escuchan el tremendo estruendo que provocó el ken de Thántor en la casa de Tauro.
-“Ese es Thántor, el santo de Tauro. Siento decirle que los Olimpianos no podrán salir de la casa de Tauro. Thántor es el más fuerte de los santos dorados, es tan fuerte que puede combatir contra cinco santos dorados al mismo tiempo”. Comenta Kiki.
Mu no puede dar crédito al poder de los nuevos santos dorados...

LA HABITACIÓN DEL PATRIARCA.

Shun, Hyoga, Marin y Jabú han llegado al salón del Patriarca para aguardar a los Olimpianos.
Shiryu los recibe en la sala del trono.
-“Gran Maestro Shiryu, hemos dejado todo en manos de los jóvenes santos dorados”. Dice Hyoga.
-“Entiendo. Me alegra que estén todos ustedes aquí. Hay alguien que los quiere ver”. Responde Shiryu.
El Patriarca les pide que lo sigan al Santuario de Athena.
Al llegar todos quedan impactados con lo que ven sus ojos...
-“Ella es Iran, la reencarnación en esta era de nuestra Diosa Athena”. Les dice Shiryu...

CASA DE TAURO.

Tras el ken de Thántor, sólo él permanece en pie...
-“Creo que fue demasiado mi poder para ustedes”. Dice Thántor a los Olimpianos.
-“Te.. Te equivocas, esta batalla apenas comienza”. Responde Aioria.
-“Veo que se necesita de toda nuestra fuerza para derrotarte, pero estamos preparados para todo”. Añade Angelo.
El santo dorado les dice que entiende... Y después empieza a elevar su cosmos.
-“¿Están todos listos?”. Comenta Thántor.
En ese momento, Milo lo sorprende arrojándole una de las armas de Orión, las nulo-boleadoras, aprisionándolo.
Thántor dice que eso no lo va a detener, se necesita de mucho más que eso.
Sin dar oportunidad a liberarse al santo dorado, lo atacan los Olimpianos al mismo tiempo...
Primero, Camus se lanza contra él y le congela las piernas. Enseguida, Saga, Aioria, Kanon y Dohko lo golpean al mismo tiempo... el poderoso santo dorado cae ante el ataque combinado de los Olimpianos.
-“Lo hemos conseguido, derrotamos a este poderoso santo”. Dice satisfecho Aioros de Odiseo.
-“Tanto como derrotarlo, no creo. Es demasiado poderoso para caer con ese ataque”. Comenta Kanon de Pólux.
De pronto, el santo dorado se levanta...
-“Opino que este sujeto se merece que le lancemos una... ¡Exclamación de Athena!”. Aconseja Angelo de Belerofonte.
-“¿Estás loco? No podemos hacer eso”. Contesta Dohko Diomedes.
-“Estoy de acuerdo con Angelo, este santo se ha pasado de la raya”. Agrega Afrodita de Jasón.
-“Yo estoy con ustedes. Acabemos con él”. Añade Aldebarán de Hércules.
-“¿Acaso ya se olvidaron para que nos mandó nuestro señor Zeus aquí?”. Pregunta Shura.
-“No gastes saliva, ellos no se detendrán. Están decididos a terminar esta pelea”. Concluye Milo.
Los tres Olimpianos toman la pose de trinidad para liberar la legendaria técnica...
-“Será mejor que te rindas o huyas de aquí, Thántor. O de lo contrario acabarás muerto”. Aconseja Aioria.
-“¿Huir? Eso nunca lo haré. Prefiero morir defendiendo mi casa como es mi deber de santo de Athena”. Responde tajante Thántor.
-“Entonces atente a las consecuencias... ”. Dice Angelo.
-“ “¡¡¡Exclamación de Athena!!!” ”. Gritan los tres Olimpianos a la vez...



FIN DEL VOLUMEN I...............................



En la siguiente entrega:
Continúan las batallas en el Santuario de Grecia, Aoisei está en grave peligro, pero...
¡Todo esto y mucho más en el siguiente volumen del Saigon no Dai Kessen/Chaos Chapter!
Volver arriba Ir abajo
squalllionheart
avatar



Cantidad de envíos : 603
Edad : 39
Localización : Jardin de Balamb
Fecha de inscripción : 22/08/2007

MensajeTema: sinopsis   Dom Sep 09, 2007 2:33 pm

CREDITOS a PAKO, MIGUEL y EDUARDO (EL EQUIPO TENKAI NO OU)

Aquí esta la continuación del fic:


SINOPSIS DEL VOLUMEN ANTERIOR:

La leyenda dice que cuando el mal surja en la Tierra, los santos de Athena aparecerán para proteger y resguardar la paz en el cosmos. Es el año 2043, una nueva generación de santos ha surgido... lo que significa que algo maligno se acerca. En el Santuario de Grecia, son nombrados los nuevos santos dorados. Por su parte, Ikki, el santo dorado de Leo quien tenía la misión de encontrar a Seiya por fin lo ha conseguido. Los Dioses del Olimpo, liderados por Zeus han regresado a pelear la última de las batallas. Lo primero que hacen es enviar a los 12 Olimpianos al Santuario a destruirlo. En otro lugar se encuentran otros Dioses conspirando y tramando algo, Athena ha vuelto a la Tierra... Mientras tanto la batalla en el Santuario de Grecia entre los nuevos santos dorados y los 12 Olimpianos, ya comenzó...
Volver arriba Ir abajo
squalllionheart
avatar



Cantidad de envíos : 603
Edad : 39
Localización : Jardin de Balamb
Fecha de inscripción : 22/08/2007

MensajeTema: VOL II .- CAPITULO I : ¡ LA CRUZADA !   Dom Sep 09, 2007 2:34 pm

VOL II .- CAPITULO I : ¡ LA CRUZADA !


LA ISLA DE LAS AMAZONAS.

Después de abandonar su escondite, Seiya, Ikki y los jóvenes santos de bronce; han llegado hasta este apartado lugar perdido en el mar jónico.
-“¿A que hemos venido a este lugar, Seiya?”. Pregunta Ikki.
-“Es para la última prueba que deben pasar los santos de bronce, antes de ir a pelear contra Zeus”. Responde Seiya.
Los santos de bronce no entienden a que se refiere su maestro, con lo de la “última prueba”.
-“Es sencillo. Lo que tendrán que hacer es dividirse y adentrarse en la isla. Su objetivo será encontrar la ciudad de las amazonas y obtener la armadura de Pegaso”. Explica Seiya.
-“¿Cómo? ¿La armadura de Pegaso? Pero, ¿Que no sería más sencillo ir nosotros dos por ella? Además no hay tiempo que perder”. Comenta Ikki.
-“Podríamos hacerlo, pero de esa manera no sabremos si ellos están listos o no para lo que enfrentarán. ¿De que serviría partir ahora mismo al Santuario si estos chicos no fueran capaces de hacer frente a los enemigos? Escúchame Ikki, tengo el presentimiento de que esta será la última batalla para nosotros. Desde que terminó la pelea contra Zeus, sentí esa sensación... Sin embargo, tú me has recordado algo que ya había olvidado. Mi deber es combatir hasta el final, aunque en el intento me lleve la vida. Y prometo que pelearé con todo mi cosmos contra Zeus, para derrotarlo esta vez”. Responde Seiya.
Los santos de bronce al oír las palabras de su maestro, le dicen que harán su mejor esfuerzo.
Después de esto, cada uno se marcha por caminos diferentes internándose en la isla...

CASA DE TAURO.

Irritados por no poder hacerle frente a Thántor, el santo dorado de Tauro, los Olimpianos deciden usar la Exclamación de Athena...
Aldebarán de Hércules; Angelo de Belerofonte y Afrodita de Jasón, han liberado la mortal técnica contra el santo dorado de Tauro.
Para su sorpresa, el santo dorado intenta contener la Exclamación de Athena...
-“¡Es increíble, está tratando de detener la Exclamación de Athena!”. Se sorprende Shura.
-“Hasta ahora sólo el señor Ares y el mismo Zeus, han sido los únicos capaces de soportar un poder de tal magnitud. Si este santo dorado lo consigue, significa que esta al nivel de un Dios del Olimpo”. Reflexiona Milo.
-“Olvidaron que lleva puesta una armadura dorada, por lo tanto puede soportar algo el poder de la Exclamación de Athena”. Comenta Aioria.
Thántor enciende al máximo su cosmos y lo expande, sin embargo su armadura empieza a desquebrajarse... No obstante el esfuerzo de Thántor, finalmente es impactado por el poder de la gigantesca esfera de energía...
Ocurre una gran explosión que cimbra de pies a cabeza al Santuario. La casa de Tauro se derrumba...
Tras el impacto, los Olimpianos se sienten seguros de que han derrotado al santo guardián de la segunda casa del zodiaco. Thántor yace tirado en el suelo con la armadura hecha pedazos.
-“Todo ha terminado aquí, sigamos a la siguiente casa”. Propone Camus.
-“Espero que sepan lo que han hecho y las consecuencias de sus acciones, Aldebarán, Afrodita, Angelo”. Dice Dohko a los Olimpianos.
Todos se disponen a abandonar la casa...
Para su sorpresa, Thántor se pone de pie y obstruye su paso.
-“L...les d..dije que nun..ca podría...n salir d....e aquí”. Les dice el santo dorado.
-“¿Es imposible que sigas con vida! Ningún humano que recibe la Exclamación de Athena, puede sobrevivir”. Exclama Angelo.
-“N..o im..porta que hagan, yo sobreviviré y a...cabaré con ustedes”. Amenaza Thántor.
El santo dorado avanza lentamente hacia los Olimpianos... De pronto se colapsa y cae al suelo inerte...
Los Olimpianos saben que esta vez ya no se levantará, así que se marchan a la siguiente casa, la de Géminis.

JAMIR, EN EL TIBET.

Aoisei se encuentra recorriendo el enorme palacio de Mu.
Finalmente encuentra la salida. La pequeña se dirige a la salida, y al cruzar el portón principal se encuentra con una persona conocida para ella...
-“¡Señor Kiki ha vuelto! ¡Que alegría!”. Exclama feliz Aoisei.
-“Veo que me extrañaste, pequeña. Pero lamento decirte que sólo he vuelto para... ¡Deshacerme de ti de una vez por todas!”. Responde el santo dorado.
-“¡¿Deshacerse de mí?! Pero, si usted dijo que me protegería; aún no se de que, pero se lo juro a mi abuelo”. Dice Aoisei.
-“Sólo dije eso para que vinieras conmigo, mis verdaderas intenciones eran borrarte de la faz de la Tierra”. Exclama Kiki.
La niña intenta huir de él, pero se encuentra con que el lugar donde está situado el palacio se halla rodeado por montañas y desfiladeros...
Kiki le dice que no tiene escapatoria, y la sujeta de un brazo. De pronto la niña comienza a gritar y un enorme cosmos surge de su frágil y pequeño cuerpo... El santo dorado sale disparado por los aires ante el poder que liberó la pequeña Aoisei...

ISLA DE LAS AMAZONAS.

Sutra, santo del Dragón corre por un sendero que lo lleva hasta la orilla de un gran río. El joven se detiene a beber agua. De pronto se ve rodeado por un grupo de mujeres guerreras que visten unas armaduras...
-“¿Quién eres extranjero? ¿Por qué has venido a esta isla? ¿Acaso no sabes que la entrada a los hombres no esta permitida?”. Lo cuestiona una de las mujeres.
-“Mi nombre es Sutra, soy el santo del Dragón. Y he venido a probarme a mí mismo para saber si soy apto para ser un santo de Athena”. Responde el joven santo.
-“Entonces, eres un santo de Athena. ¿Y como piensas probarte a ti mismo?”. Pregunta otra de las mujeres.
-“Obteniendo la legendaria armadura de Pegaso”. Contesta Sutra.
La chica se hecha una carcajada al oír las palabras del santo del Dragón.
-“Lo siento, pero eso no va a ser posible. La armadura es la cosa más preciada en esta isla y nuestra reina no permitirá que te la lleves. Sucede que yo soy Hedra, una de las amazonas guerreras; y ellas son Tira, Layra, Sota y Rae. Y no dejaremos que te la lleves”. Dice la amazona...
Al darse cuenta de que ellas pueden conducirlo a la armadura, Sutra ha decidido rendirse...


En la siguiente entrega:
Los Olimpianos llegan a la tercera casa, Mu y Kiki se enfrentan en la casa de Aries...
Volver arriba Ir abajo
squalllionheart
avatar



Cantidad de envíos : 603
Edad : 39
Localización : Jardin de Balamb
Fecha de inscripción : 22/08/2007

MensajeTema: VOL II.- CAPITULO II : ¡ XUSTY, EL GUERRERO DE LAS HIPERDIME   Dom Sep 09, 2007 2:35 pm

VOL II.- CAPITULO II : ¡ XUSTY, EL GUERRERO DE LAS HIPERDIMENSIONES !


CASA DE GÉMINIS.

Los Olimpianos de Zeus ya han atravesado dos casas del zodiaco, y ahora están por entrar a la tercera de las casas; la de Géminis...
Al entrar notan algo extraño. El laberinto de luz y sombra, el cual es usado por el santo guardián de la casa como una especie de trampa, no está.
-“Es muy extraño, tal vez el nuevo santo de Géminis no lo utilice ó no tiene el suficiente poder mental para materializarlo”. Comenta Angelo.
-“No debemos subestimar a los nuevos santos dorados, ya ven lo que pasó con Kiki y Thántor. Será mejor movernos con cuidado”. Aconseja Saga.
En ese momento toda la casa desaparece, y el escenario se convierte en el espacio sideral...
-“¿Qué es esto? ¿Acaso es una especie de ilusión? ¡Estábamos en una de las casas del Santuario, y ahora nos encontramos a mitad del espacio!”. Exclama sorprendido Aioros.
-“Lamentablemente para ustedes esto es la realidad. No hay ilusión alguna en lo que ven sus ojos”. Se escucha una voz diciéndoles.
-“¿Qué dices? ¿Quién eres?”. Preguntan los Olimpianos.
-“Yo soy Xusty, santo dorado de Géminis”. Responde el santo...

CASA DE ARIES.

Ha comenzado una discusión entre el maestro y el alumno, es decir, entre Mu y Kiki...
Kiki se ha dado cuenta de que los Olimpianos usaron la Exclamación de Athena en contra de Thántor.
-“Señor Mu si no tiene intenciones de combatir conmigo, entonces permítame marcharme a ayudar a mis compañeros”. Dice Kiki.
-“¿Quién dijo que no iba a combatir contigo? Tengo deseos de ver que tanto has progresado en tus técnicas y habilidades”. Responde Mu.
-“Entonces... ¡Ya entiendo! Usted sólo ha venido a ver si soy digno de llevar esta armadura dorada”. Exclama Kiki.
Mu sólo asienta con la cabeza.
-“Muy bien Kiki, ¡Muéstrame tu verdadero poder! “¡Revolución de Polvo Estelar!””. Exclama Mu.
El santo dorado responde al ataque de su maestro teleportándose... Para después aparecer atrás de él y usando su psicoquinésis lo inmoviliza.
Mu lo felicita, diciéndole:
-“Excelente, dos técnicas básicas; la teletransportación y la psicoquinésis. Sin embargo debes saber que esto no es suficiente para convencerme”.
Instantes después, Mu con su telequinésis levanta unas pesadas losas de la casa y se las arroja a Kiki; quien las detiene con su poder telequinético y las deposita nuevamente en su lugar.
-“¿Qué le parece señor Mu? He mejorado mucho mis habilidades”. Comenta Kiki.
-“Eso veo. Pero, ahora respóndeme esta pregunta: ¿Por qué peleas, y que te motiva a hacerlo?”. Cuestiona Mu a su discípulo.
-“Si he de ser sincero, peleo y defiendo todos los ideales que me inculco usted y los demás santos de Athena. Verdad, justicia, honor, amistad y lealtad a la Diosa Athena”. Contesta Kiki.
-“Entiendo. Entonces estás preparado para enfrentar lo que vendrá... Tengo que decirte algo muy importante. Se trata de la razón por la que estamos aquí nosotros, los 12 Olimpianos de Zeus. El señor Radak de Ares nos envió al Santuario a ver que tan poderosos son los nuevos santos dorados, pues sucede que en el Olimpo están muy preocupados por la amenaza latente de un mal al cual hasta el mismo Zeus le teme...” Dice Mu.
-“¿Qué trata de decirme? ¿Qué existe algo o alguien más poderoso que Zeus y los Dioses del Olimpo?”. Pregunta sorprendido Kiki.
-“Me temo que así es. Por lo que oído, pronto se desatará una gran guerra entre los Dioses antiguos. En el Olimpo se han reunido los Dioses más poderosos, incluso Hades, Apolo y Poseidón se encuentran ahí. Parece ser que la anterior guerra sagrada contra Zeus, no será nada comparado con lo que nos espera. Por lo que además de venir a saber que tan poderosos son los santos de la nueva generación, también venimos a avisar a la Diosa Athena del peligro que se acerca. Las defensas de todos los Santuarios, el del Mar, el del Cielo y el de la Tierra de los Muertos; también se preparan para afrontar lo que viene”. Cuenta Mu.
-“Entonces no debemos perder más tiempo e ir a avisarles a los demás santos dorados, para que no combatan a los Olimpianos”. Exclama Kiki.
-“No podemos hacer eso, Kiki. Es necesario que prueben su poder, recuerda que para eso estamos aquí”. Responde Mu.

CASA DE GÉMINIS.

Xusty, santo dorado de Géminis se acaba de presentar ante los Olimpianos.
-“Así que tu eres mi reemplazo. Por lo que veo tus poderes mentales y psíquicos están a la altura de un digno santo dorado de Géminis. Sin embargo, yo me encargaré de ti. Para empezar me desharé de esta ilusión óptica que has creado para confundirnos...”. Dice Saga.
Saga comienza a concentrar una gran cantidad de energía en sus manos, y después empieza a succionar el espacio creado por Xusty... En unos instantes, todos se encuentran de nuevo en la casa de Géminis.
-“Espero que esto no sea tu límite, “antiguo santo dorado de Géminis”. Por que la pelea recién ha empezado”. Comenta Xusty.
El santo dorado enciende su cosmos y ante el asombro de todos los Olimpianos, abre unos hoyos dimensionales a un lado de cada una de sus extremidades. Sin perder tiempo introduce su brazos al mismo tiempo en los agujeros... Al instante a un lado de Afrodita y de Aioros aparecen unos agujeros idénticos, de los cuales emergen los brazos del santo golpeando por sorpresa a ambos Olimpianos... Ahora mete las piernas en los otros hoyos y alcanza en esta ocasión a Camus y Shura.
Los Olimpianos cada vez se convencen más de que los nuevos santos dorados son muy poderosos...

JAMIR, EL TIBET.

La pequeña Aoisei como pudo escapo de su perseguidor y se encerró en una de las habitaciones del palacio de Mu.
Por su parte, Kiki se recupera del golpe recibido contra las rocas...
-“¡Maldita chiquilla! Me has hecho enfurecer, y no descansaré hasta matarte con mis propias manos. Sin embargo, ahora esperará a que Kiki sea el que quiere hacerle daño. Por lo tanto si me presento ante ella como alguien más, de seguro no fallaré esta vez en matarla... Aún no comprendo por que el interés de la Señora Hera de que nos deshagamos de esa niña. En fin, acabaré con ella, se arrepentirá de haberse atrevido a lastimarme”. Dice el asesino.
El sujeto adopta la apariencia de Seiya, y se dirige hacia el palacio de Mu.
Al llegar a la puerta de la entrada, llama a la pequeña por su nombre. Aoisei no reconoce la voz por lo que se asoma por una de las ventanas de la torre y al darse cuenta de que no es Kiki quien le llama, decide salir. Sin embargo, otra voz le previene para que no salga del palacio...
El asesino voltea hacia un lado, y descubre la figura de un pordiosero vagabundo, con las ropas desgastadas, pelo entrecano, sucio y descalzo...
-“¿Quién eres gusano? ¿Y que te trajo a este lugar?”. Pregunta el falso Seiya.
-“No tengo por que darte mi nombre, no obstante, no me gustaría que te fueras al infierno sin saber quien fue el que acabó con tu miserable vida. Escúchame muy bien, por que este nombre será el último que oirás pronunciar en la que te queda de vida... ¡Yo soy Bodhidharma, y no permitiré que le hagas daño a esta pequeña!”. Exclama amenazante el vagabundo...


En la siguiente entrega:
La ciudad de las amazonas, y la pelea entre Bodhidharma y el asesino enviado por Hera...
Volver arriba Ir abajo
squalllionheart
avatar



Cantidad de envíos : 603
Edad : 39
Localización : Jardin de Balamb
Fecha de inscripción : 22/08/2007

MensajeTema: VOL II.- CAPITULO III : ¡ LA CIUDAD DE LAS AMAZONAS ! ¡ LA P   Dom Sep 09, 2007 2:36 pm

VOL II.- CAPITULO III : ¡ LA CIUDAD DE LAS AMAZONAS ! ¡ LA PRUEBA PARA OBTENER LA ARMADURA DE PEGASO !


JAMIR, EL TIBET.

El vagabundo que apareció ante el asesino enviado por Hera, no es otro que... ¡Bodhidharma!
-“¿Bodhidharma dices? Pues no conozco a nadie con ese nombre. Pero de lo que estoy seguro es de que acabaré contigo por interferir en la misión que me ha sido encomendada”. Dice el asesino.
-“Tu no eres Seiya, muestra tu verdadero aspecto antes de morir. Dime, quien eres en realidad”. Exclama Bodhidharma.
-“Tienes razón. Esta sólo es una careta, ¡Mi verdadero aspecto es este!”. Responde el sujeto.
En eso su aspecto cambia y toma su verdadera figura...
-“Mi nombre es Berei de Proteo, el señor del disfraz”. Exclama el Dios.
-“Muy bien, Proteo. Ahora como te lo prometí, acabaré contigo...”. Dice el iluminado.
-“No si yo lo hago primero contigo. ¡Ahora desaparece maldito vagabundo! “¡Onda de Mar!””. Grita el Dios.
Bodhidharma es atrapado por el fenómeno natural creado por Proteo, y desaparece... Para aparecer tras el señor del disfraz, pero ya no con el aspecto de vagabundo. Sino vistiendo un ropaje y armadura que le dan el porte de una divinidad...
-“Justo como lo prometí, te enviaré al infierno en este momento... “¡Redención de Buda!””. Exclama Bodhidharma.
Proteo no puede hacer nada para escapar de la técnica del Buda, y cae derrotado...
Bodhidharma le dice a Aoisei que a partir de ese momento, él se encargará de protegerla y prepararla para lo que está por venir.

ISLA DE LAS AMAZONAS.

Tras verse rodeado por un grupo de amazonas guerreras, Sutra, el santo de bronce del Dragón; ha decidido rendirse para que así lo lleven ante la reina...
Por su parte, Marlene, santo de bronce de Andrómeda; ha llegado a lo que parece es una especie de ciudad. De pronto a lo lejos se escuchan los gritos de mujeres, como si algo o alguien las estuviera matando.
-“Ese es Radha, percibo su cosmos en esa dirección. Significa que esta por llegar a donde me encuentro yo. También siento el cosmos de Jacob pero hacia el sur, y el de Sutra al este, se acercan cada vez más. Creo que lo mejor será ocultarme y esperarlos para así todos juntos conseguir la armadura”. Piensa Marlene.

CASA DE GÉMINIS.

Los Olimpianos apenas se reponen de la impresión, tras la demostración de los poderes de Xusty, santo dorado de Géminis.
Los agujeros hechos por Xusty están cambiando de pronto. Comienzan a girar y a expandirse formando una especie de escudos alrededor del santo dorado...
-“Bien, creo que es hora de encerrarlos de una vez por todas. Para así librarnos de ustedes para siempre... “¡Prisión del Hipercubo!””. Exclama Xusty.
En ese momento todos los Olimpianos, a excepción de Saga, son atrapados en un cubo que se encoge hasta quedar en la palma de la mano de Xusty.
-“¿Qué has hecho con mis compañeros?”. Pregunta Saga.
-“Sólo los he encerrado en un cubo Hiperdimensional. Y la única manera que existe para sacarlos de ahí, es venciéndome”. Explica Xusty.
-“Entiendo. Esta bien, si ese es el problema no tardaré mucho en resolverlo...”. Dice Saga muy confiado.
Xusty sabe que Saga es muy poderoso, pero aún así cree que es un buen sinodal para probarse a si mismo como santo...
-“Esta bien, ahora es tu turno de quedar encerrado también en... “¡Otra Dimensión!””. Exclama Saga.
El vórtice empieza a succionar al santo dorado...
-“Ya veo, esta es tu técnica. Pero mientras tenga los escudos dimensionales, no podrás atraparme en otra dimensión”. Dice Xusty.
Los escudos creados por el santo dorado de Géminis, comienzan a succionar la otra dimensión de Saga.
-“Escapaste de la otra dimensión. Pero yo no solo poseo ataques mentales, sino también ataques físicos... ¡Veamos si tus escudos son capaces de soportar mi poder!”. Exclama Saga.
-“Perdiste tu oportunidad, ahora es mi turno de atacarte... ¡Prepárate! “¡Extinción de Sistemas Solares!””. Responde tajante Xusty.
El enorme ken cósmico liberado por Xusty, comienza a cubrir todo el recinto...
Saga trata de contrarrestarlo, e incrementa su cosmos a la par del santo dorado.
-“¡Esto es increíble! En mi vida había enfrentado a alguien como tú, sin embargo aún con todo el poder, estoy dispuesto a aceptar el desafío... “¡Explosión de Galaxias!””. Grita Saga.
Pero, a pesar de intentar contrarrestar el ken de Xusty, la explosión de galaxias de Saga poco a poco se diluye en medio del cosmos voraginoso que desató el santo de Géminis...
Saga siente como el ken empieza a triturar su Kamei.
De pronto se escucha una voz:
-“¡Saga! Recuerda que somos uno, aunque yo este atrapado en el hipercubo. Tienes mi poder contigo... ¡Demostrémosle a este chico quienes son los Gemelos Dioscuros!”.
-“Entiendo Kanon. Esta vez no fallaré en derrotar a Xusty... Mi hermano y yo somos uno. Y ahora que estamos unidos podemos liberar el máximo poder, “¡La Creación de Galaxias!””. Exclama Saga.
El cuerpo del Olimpiano cambia convirtiéndose en energía pura, y alrededor de él surge una esfera de poder que crece más y más hasta alcanzar el tamaño del ken de Xusty... Un instante después, ambos kens chocan. La explosión cimbra el Santuario, y la casa y sus alrededores desaparecen...

ISLA DE LAS AMAZONAS.

Tras entrar a la ciudad de las amazonas, Marlene, santo de bronce de Andrómeda; decide esperar a la llegada de sus compañeros para juntos obtener la armadura de Pegaso tal y como se lo prometieron a su maestro Seiya.
Ensimismada en sus pensamientos se encuentra, que no se percata de que unas amazonas la han descubierto...
-“¿Quién eres extranjera, y que buscas aquí?”. Pregunta una de las guerreras.
Marlene sin darles tiempo a reaccionar, manda sus cadenas hacia uno de los tejados de una casa y emprende la huída. Pero las guerreras no tardan mucho en comenzar a perseguirla. De esta forma comienza una gran persecución por toda la ciudad. Sin embargo cada vez son más las amazonas que se unen a la cacería de la joven santo de bronce.
Finalmente la acorralan, Marlene se ve rodeada por más de una veintena de amazonas y cuando éstas se disponen a atraparla, en todo el lugar baja la temperatura de pronto... E increíblemente empieza a nevar. Se trata de Jacob, santo del Cisne. Quien junto con los otros santos de bronce han llegado a ayudar a su compañera.
Las guerreras amazonas retroceden al ver a los demás santos de bronce...
En eso se escucha el murmullo de una comitiva que se acercaba al lugar.
Los santos de bronce se preguntan que estará pasando, pronto tienen la respuesta ante sus ojos... Es nada más y nada menos que: ¡La Reina de las Amazonas!
La reina pregunta que sucede. Una de las amazonas se acerca a ella y le susurra algo al oído.
-“¿Así que han venido por la armadura de Pegaso? ¿Quién los ha enviado? ¿O acaso han venido por su propia cuenta?”. Pregunta la Reina.
-“Somos santos de bronce. Y fuimos enviados a este lugar para obtener la armadura como una especie de prueba que nos ha puesto nuestro maestro, Seiya”. Responde Sutra.
-“¿¡Seiya dices!? Eso significa que la hora se acerca. Muy bien, si quieren la armadura tendrán que pasar por unas pruebas para obtenerla. Aira, explícales que tienen que hacer para conseguir la legendaria armadura de Pegaso”. Dice la Reina.
-“Para obtener la armadura, primero tienen que derrotar a las guerreras más fuertes de todas las amazonas, las Heraides. Y después conseguir el cinturón de Hipólita. Sólo de esa manera podrán llevarse la armadura. Les advierto que las Heraides son tan fuertes y poderosas que los llamados santos dorados”. Explica la consejera de la Reina.
Los santos de bronce dicen que ellos pasarán todos los obstáculos que les pongan y obtendrán la armadura de Pegaso...


En la siguiente entrega:
Los Olimpianos llegan a la cuarta casa, la de Cáncer; la reina de las amazonas le indica a los santos de bronce que hacer para obtener la armadura de pegaso y mucho, mucho más en el siguiente capitulo..........
Volver arriba Ir abajo
squalllionheart
avatar



Cantidad de envíos : 603
Edad : 39
Localización : Jardin de Balamb
Fecha de inscripción : 22/08/2007

MensajeTema: VOL II.- CAPITULO IV : ¡ PREPARATIVOS DE GUERRA !   Dom Sep 09, 2007 2:37 pm

VOL II.- CAPITULO IV : ¡ PREPARATIVOS DE GUERRA !


LO QUE QUEDA DE LA CASA DE GEMINIS.

Los Olimpianos han escapado de la prisión de hipercubo. Se preguntan si Xusty habrá muerto en la colisión de los kens de él y Saga.
-“No hay rastros de su cosmos. Al parecer no soportó el poder del choque de los dos kens”. Dice Aioria.
-“Entonces, ¡Hacia la casa de Cáncer!”. Exclama Camus.

EL MONTE OLIMPO.

El consejo de Dioses está reunido. Esperan con impaciencia a Laertes de Hermes.
También vigilan la batalla que se está desarrollando en la Tierra. Están sorprendidos por el poder de los santos de esta generación.
-“Los santos de Athena serán muy útiles como aliados en la batalla final”. Comenta Hestia.
-“Aún así, esa pelea es nuestra. Ellos serán de más ayuda defendiendo la Tierra. Ya todos los ejércitos de los Santuarios están listos para recibir a los invasores”. Añade Ares.
En ese momento, hace su arribo el mensajero de los Dioses.
-“Mi señor Zeus, Dioses del Olimpo. He estado tratando de averiguar que se proponen los Dioses renegados, pero hasta el momento no me ha sido posible saber que traman”. Cuenta Hermes.
-“Aún sin embargo, lo que haya sido capaz de liberar a Hera del Tártaro es una gran amenaza que se cierne sobre el mismo universo”. Dice Zeus.
-“A propósito Apolo. ¿Qué te ha dicho el orátrasero?”. Pregunta el señor de los Dioses.
-“Lo que esperaba. Dentro de poco comenzará la guerra entre los Dioses, y un mal superior es quien esta organizando todo”. Narra Apolo.
-“Eso significa que la hora de la batalla final...”. Dice Artemisa.
-“...Se acerca cada vez más”. Concluye Ares.

CIUDAD DE LAS AMAZONAS.

Los santos de bronce se preparan para afrontar las pruebas y así obtener la armadura de Pegaso.
-“Mi reina, ya están preparadas las Heraides”. Informa una amazona.
-“Bien. Escúchenme bien santos de bronce, ¿Ven que al centro de esta isla se encuentra un volcán? Bueno, pues el cinturón de Hipólita se halla dentro de él. Para llegar ahí primero tendrán que derrotar a las Heraides que los estarán esperando por todo el camino”. Explica la reina.
La soberana también les dice que no solo las Heraides serán un obstátrasero, puesto que hay más contratiempos dentro de la jungla...
-“Si logran volver con el cinturón, aunque sea solo uno de ustedes; les entregaremos la armadura”. Dice la reina.
Los santos deciden separarse para cubrir más terreno. Un momento después, se internan en la espesa jungla...

CASA DE CANCER.

Los Olimpianos están por llegar a la cuarta casa del zodiaco. Para su sorpresa a lo lejos observan que el santo dorado de Cáncer los está esperando en las afueras de la casa...
Momentos después llegan ante el.
-“Yo soy Donnonvan, santo dorado de Cáncer”. Dice el guardián de la casa.
-“¿Por qué estás afuera de la casa que se supone debes proteger?”. Pregunta Angelo.
-“Es por que no tengo intenciones de que ustedes la destruyan como lo han hecho con la de Tauro y Géminis. Además se que no soy capaz de derrotarlos a todos yo solo. Ni siquiera Kiki, Thántor ó Xusty lo han conseguido”. Responde Donnonvan.
-“¿Eso quiere decir que nos dejarás pasar por esta casa sin pelear?”. Lo cuestiona Afrodita.
-“Yo jamás haría algo así. Lo único que dije fue que no podía derrotarlos a todos yo solo... Más nunca dije que no lo intentaría”. Dice el santo dorado.
El santo dorado se despoja de su capa, y se alista para pelear contra los enviados de Zeus.

ORFANATO DE LA FUNDACIÓN GALARD.

En una de las habitaciones se encuentra una mujer ya de avanzada edad sentada frente al fuego de la chimenea. La anciana observa unas viejas fotos.
De pronto un resplandor ilumina el cuarto... Y un hombre vistiendo una túnica elegante de color negro, cuyos ojos son purpúreos y con rostro angelical aparece ante ella.
-“¿Quién eres tú? ¿Acaso eres un ángel? ¿Ha llegado mi hora ya y vienes por mí?”. Pregunta la mujer.
El hombre no responde. Sólo se inclina ante ella y le besa la mano en señal de caballerosidad, y le dice:
-“Amada mía. He vuelto por ti, debo enfrentar una batalla y tal vez no sobreviviré. Pero, quiero que me acompañes. Teniéndote a mi lado me darás más fuerza para luchar... Es tiempo de que te unas a mí nuevamente como en la era mitológica mi reina”.
De entre sus ropas, saca una urna de oro... Se levanta y lentamente abre la urna.
Una especie de alma escapa de la caja y se introduce en el cuerpo marchito de la mujer...
Instantes después, algo sorprendente pasa. Los cabellos color plata de la mujer se transforman en mechones magentas y la anciana recupera su juventud.
La otrora anciana mira fijamente al mancebo. Corre a sus brazos, el la estrecha fuertemente e inmediatamente después ambos desaparecen...

LAS AFUERAS DE LA CASA DE CANCER.

Donnonvan, el santo dorado de Cáncer; obstruye el paso a los Olimpianos de Zeus.
-“Tal vez no pueda derrotarlos, pero al menos se que aunque muera aquí, será con honor. Como un verdadero santo de Athena”. Dice Donnonvan.
Tras decir eso, arremete contra los Olimpianos...
-“Yo me ocuparé de ti, chiquillo... “¡Olas Infernales!””. Exclama Angelo.
-“¿Estas son las legendarias olas infernales de Máscara de Muerte? Muy bien, veamos que te parece esto... “¡Mortaja de Cadáver!””. Responde Donnonvan.
En eso una capa de oscuridad emerge de la sombra del santo dorado que comienza a ensombrecer todo el lugar... Las olas infernales se pierden en medio de la oscuridad y de pronto, Donnonvan desaparece ante los ojos de los Olimpianos.

EL OLIMPO, TEMPLO CRONION.

Una ninfa entra al gran salón donde se encuentran reunidos los Dioses.
-“Eolo, señor de los Vientos; ha solicitado audiencia con el emperador Zeus”. Dice la ninfa.
-“¿Eolo? ¿Qué querrá?”. Comenta Hestia.
-“Esta bien. Déjenlo pasar”. Ordena Zeus.
El Dios de los Vientos es conducido por la doncella hasta el recinto donde se encuentran reunidos los Dioses.
-“Saludos, Oh poderoso Zeus”. Dice Eolo.
-“¿Que te trae al Olimpo señor de los Vientos? ¿Hay alguna cosa que te aflija y vienes a pedir mi ayuda?”. Pregunta Zeus.
-“Mi presencia aquí es muy relativa. Sólo he venido a darles un mensaje de parte de la reina de los Dioses, la todopoderosa Hera. Tienen menos de dos días para abandonar el Olimpo o de lo contrario serán destruidos”. Responde Eolo.
-“¿Qué dices? ¡Cómo te atreves a venir al mismo Olimpo a decirnos esto!”. Exclama furioso Ares.
-“Tengo una pregunta. ¿Cómo se supone que Hera nos destruirá? ¿Vendrá ella misma ó traerá a los Titanes nuevamente a pesar de saber que ya fracasó antes en lo mismo?”. Comenta Artemisa.
-“Hera no esta sola, y muy pronto se darán cuenta de que sería un error subestimarnos”. Responde tajante el señor de los Vientos.
Después de acabar de hablar, Eolo se despide de Zeus y se dispone a retirarse. Pero Ares se para enfrente de él y le dice:
-“Después de lo que has dicho, ¿Acaso crees que te dejaremos ir así de fácil?”.
Ares llena su mano de cosmos y le propina un tremendo golpe en el rostro al señor de los Vientos, pero, antes de alcanzarlo, es inmovilizado por Zeus...
-“Tranquilo Ares, guarda esas energías para la batalla que viene. Si lo que dice Eolo es cierto, nos espera una terrible batalla y tal vez sea mucho peor que las que hemos librado con los Titanes”. Dice Zeus.
Eolo le dice a Ares que escuche a Zeus por que lo que les espera será su final. Una vez dicho esto, el señor de los Vientos se marcha del Olimpo...
Todos los Dioses se quedan pensativos al oír las últimas palabras de Eolo....



FIN DEL VOLUMEN II................................................


En la siguiente entrega:
Se desarrolla la confrontación de los santos de bronce con las Heraides, la batalla en las doce casas llega a su clímax, Seiya finalmente regresa, y........ Mucho más en el siguiente volumen del
¡¡Saigon no Dai Kessen/Chaos Chapter!!
Volver arriba Ir abajo
squalllionheart
avatar



Cantidad de envíos : 603
Edad : 39
Localización : Jardin de Balamb
Fecha de inscripción : 22/08/2007

MensajeTema: sinopsis vol II   Dom Sep 09, 2007 2:38 pm

CREDITOS a PAKO, MIGUEL y EDUARDO (EL EQUIPO TENKAI NO OU)

Aqui la continuación:


SINOPSIS DEL VOLUMEN ANTERIOR:

La leyenda dice que cuando el mal surja en la Tierra, los santos de Athena aparecerán para proteger y resguardar la paz en el cosmos. Es el año 2043, una nueva generación de santos ha surgido... lo que significa que algo maligno se acerca. Los Olimpianos de Zeus y los nuevos santos dorados continúan enfrentándose en las doce casas. Mientras tanto, Ikki y Seiya acompañados de los jóvenes santos de bronce han ido a la misteriosa isla de las amazonas para poner a prueba a los alumnos de Seiya. Por otro lado, en el Olimpo se reúne el consejo de Dioses y reciben la inesperada visita de Eolo señor de los Vientos, quien le da un ultimátum a Zeus y los otros Dioses de parte de Hera...
Volver arriba Ir abajo
squalllionheart
avatar



Cantidad de envíos : 603
Edad : 39
Localización : Jardin de Balamb
Fecha de inscripción : 22/08/2007

MensajeTema: VOL III .- CAPITULO I : ¡ EL CAMINO HACIA LA ARMADURA DE PEG   Dom Sep 09, 2007 2:39 pm

VOL III .- CAPITULO I : ¡ EL CAMINO HACIA LA ARMADURA DE PEGASO !


ENTRADA DE LA CASA DE CANCER.

Los Olimpianos aún no salen de su asombro. Donnonvan, el santo dorado de Cáncer usando una de sus técnicas desapareció ante ellos sin dejar rastro alguno de cosmos...
-“El chico desapareció. Y ahora todo este lugar esta cubierto por una gran oscuridad”. Dice Shura.
De pronto todos escuchan la voz del santo dorado que les dice:
-“¿Acaso no pueden verme? Yo soy la oscuridad que esta a sus alrededores. En otras palabras, están atrapados en mi mortaja de cadáver. Les dije que no era capaz de derrotarlos, pero aún así los detendré aquí”.
-“¿Qué ganas con retenernos? Sólo retrasaras lo inevitable. Tarde o temprano llegaremos ante Athena, pues te derrotaremos... Además esta oscuridad no nos detendrá”. Responde Saga.
-“Saga tiene razón. No perdamos más tiempo con este muchacho, y sigamos adelante”. Comenta Afrodita.
El Olimpiano de Jasón se encamina a salir de la capa de oscuridad creada por Donnonvan, pero en el momento de tocar la capa sale despedido por una ráfaga de energía...
-“¿Qué ocurre? ¿Por qué Afrodita no pudo traspasar la capa?”. Se pregunta Camus.
El santo dorado les dice que es por que la capa es una prisión, y en tanto más traten de escapar menos podrán. Eso aunado a que la capa se transforma en un espejo que refleja los ataques.
-“Y ahora a llegado el tiempo de pelear, pero será con mis condiciones... “¡Campo de Fuerza Gravitacional!””.
En ese momento todos los Olimpianos caen la suelo adheridos por el ken de Donnonvan.
-“¿Qué pasa? Me siento inmensamente pesado”. Dice Aioria.
-“Es por el campo gravitacional que formé alrededor de ustedes. A partir de ahora no podrán atacar ni defenderse de mi, ni siquiera se podrán poner en pie. Pues su peso corporal se los impedirá, ya que he incrementado la fuerza de gravedad de este lugar”. Explica Donnonvan.
-“¿Incrementaste la fuerza de gravedad?”. Pregunta Aldebarán.
-“Así es, en estos momentos la gravedad es de 1000 veces más que la normal que existe en la Tierra. Pero esto es sólo el comienzo, ya que yo soy capaz de incrementarla aún más y puedo resistir hasta 100,000 ° G superior al de la Tierra. Así que ustedes eligen, se rinden o perecerán en este lugar. Les dije que no podía derrotarlos por mí mismo, pero con mi poder..... Casi estoy seguro de mi victoria”. Responde el santo dorado.


ISLA DE LAS AMAZONAS.

Tras separarse, los santos de bronce se dirigen por distintos caminos hacia el volcán que se encuentra en el centro de la isla...
Marlene llega a un pantano, la santo de bronce intentará cruzarlo.
Primero envía su cadena hasta otro árbol cruzando el pantano, y después ordena a la cadena asirla hacia ahí.
Sin embargo, cuando pasa por encima del pantano, una sombra surge del interior de este y la golpea...
-“¿Quién eres?”. Pregunta Marlene.
-“Yo soy una de las Heraides. Mi nombre es Mirna de Atalanta”. Responde la mujer.
-“Así que tu eres una de las guerreras que nos mencionó la reina. ¿Eso significa que no dejarás que siga mi camino hacia el volcán?”. Pregunta Marlene.
La amazona sólo se limita a mirarla...

EN OTRO LUGAR.

Sutra llega a orillas de un río, de pronto de entre el follaje de un árbol frondoso sale disparada una lanza...
El santo de bronce utiliza su escudo para evadirla, la lanza cae al suelo desviada.
-“¿Quién esta ahí?”. Grita el santo.
En ese momento el árbol se parte en dos como si fuera de papel y la figura de una mujer se muestra ante el...
-“Mi nombre es Yandra de Pentesilea, y soy una de las Heraides”.
El joven santo de bronce comprende que ha llegado el momento de pelear y poner en práctica todo lo que aprendió durante el entrenamiento para llegar a ser santo.

EN LA FRONTERA DE IRLANDA.

Un castillo medieval abandonado es ahora el refugio de un grupo de Dioses renegados comandados por Hera la reina de los Dioses.
-“Proteo aún no ha regresado mi reina”. Informa Némesis.
-“Lo que es peor, su cosmos ha desaparecido”. Añade Eris.
Justo en ese momento, Eolo señor de los Vientos entra al recinto a informar sobre su visita al Olimpo.
-“¿Y bien, cómo te fue en tu diligencia?”. Pregunta Némesis.
-“Todo es tal y como lo supusimos. El Olimpo no caerá pronto”. Responde Eolo.
En ese instante la fortificación comienza a temblar y un cosmos poderosísimo se percibe....
-“Así que el Señor de los Dioses del Olimpo no dimitirá”. Se escucha una voz.
-“Peor para él, por que será destruido junto con su Santuario”. Añade otra voz.
-“Ha llegado el momento de que nos presentemos ante él y darle personalmente el ultimátum de nuestro amo y señor”. Concluye otra voz.
Las tres sombras demoníacas caminan hacia Hera, quien se inclina ante ellos al igual que los otros Dioses haciéndoles una reverencia...
-“Hera, escucha. Ya te has tomado demasiado tiempo en reunir a los 6 ungidos del destino, y aún no lo consigues. El tiempo se acaba, así que no nos dejas más remedio que destruir a los Dioses del Olimpo nosotros mismos. Sólo para hacer tiempo antes de traer a nuestro señor a la Tierra”. Dice uno de ellos.
-“Mi señora, yo prometo que redoblare mis esfuerzos para encontrar a los 6 ungidos. Sólo necesito un poco más de tiempo”. Responde Hera.
De pronto, uno de ellos aparece un reloj de arena en su mano y lo muestra a Hera diciéndole:
-“Este es el tiempo que te resta de vida, sino lo consigues antes de que la arena de este reloj baje... ¡Te regresaremos al Tártaro y nunca saldrás de ahí!”.
Un momento después, los tres desaparecen...

EL OLIMPO.

El consejo de Dioses se encuentra reunido, meditando la amenaza que lanzó Eolo.
-“No queda más remedio que esperar”. Dice Poseidón.
-“Yo opino que busquemos a Hera y los que a acompañan y los destruyamos”. Agrega Ares.
El señor de los Dioses se encuentra cabizbajo meditando.
Súbitamente, Hermes le da un mensaje a Zeus.
De pronto se pone de pie...
-“Me ausentaré por un tiempo, necesito saber que esta ocurriendo. He recibido un mensaje en el cual me dicen que me necesitan, y portal razón debo ir al Sagrado Reino. Hasta mi regreso, Ares, Poseidón y Hades se quedan al frente del Olimpo”. Exclama Zeus.
Una vez dicho esto, se marcha.

EN LAS AFUERAS DE LA CASA DE CANCER.

Donnonvan ha puesto a raya a los Olimpianos de Zeus con su campo gravitacional.
Ante el asombro del santo dorado, Aioria se pone en pie...
-“¿Cómo pudiste levantarte si la gravedad esta aumentada 1000 ° G?”. Dice sorprendido.
Pero no sólo Aioria, los demás Olimpianos también se levantan.
-“Nos estas subestimando muchacho, recuerda que somos los guerreros del Olimpo. Y antes fuimos los santos dorados de Athena. Este campo de gravedad no es suficiente para nosotros”. Responde Milo.
-“Muy bien, ustedes lo pidieron... ¡10000 ° G!”. Exclama el santo dorado.
Todos caen arrodillados por la presión gravitacional ejercida.
-“Ya veo que no se rendirán ante la presión del campo... Entonces tendré que pelear”. Dice Donnonvan.
Un instante más, retira el campo gravitacional.
-“¿Qué ocurre chico te das por vencido?”. Pregunta Shura.
-“No, eso nunca. Sólo que me he dado cuenta que así no los venceré. Debo usar ataques físicos que hagan mella en ustedes”. Responde el santo.
-“Que tonto eres, ¡Has abandonado la única posibilidad que tenías de vencernos! “Olas Infernales””. Exclama Angelo.
Donnonvan queda atrapado en el ken del Olimpiano... Pero de pronto, al encender su cosmos, desaparece las ondas mentales de Angelo.
-“A un lado, yo seré su oponente. Ustedes márchense a la siguiente casa, ahora que ha quitado su campo ya no puede detenernos a todos aquí”. Dice Aioria.
-“Es cierto que ya no puedo retenerlos más tiempo, pero al menos a uno de ustedes derrotaré. O tal vez muera en el intento... No lo sé, el futuro aún no esta escrito”. Comenta Donnonvan.
Los Olimpianos saltan sobre el santo dorado de Cáncer, y se internan en la cuarta casa dejando atrás a su guardián, Donnonvan....


En la siguiente entrega:
Las batallas de los santos de bronce con las Heraides, el conflicto en el Santuario llega a su clímax y....... mucho más en el siguiente capitulo del Saigon no Dai Kessen/Chaos Chapter
Volver arriba Ir abajo
squalllionheart
avatar



Cantidad de envíos : 603
Edad : 39
Localización : Jardin de Balamb
Fecha de inscripción : 22/08/2007

MensajeTema: VOL III.- CAPITULO II : ¡ EL SEÑOR DE LA GUERRA SE UNE A LA   Dom Sep 09, 2007 2:39 pm

VOL III.- CAPITULO II : ¡ EL SEÑOR DE LA GUERRA SE UNE A LA BATALLA !


LAS AFUERAS DE LA CASA DE LEO.

Los Olimpianos saben que la casa de Leo esta vacía, por lo que piensan que no tendrán problemas para atravesarla...
Todos entran al unísono, y tal como supusieron no hay nadie en el recinto.
Sin nada que les obstaculice el paso, se dirigen ala sexta casa, la de Virgo...

ISLA DE LAS AMAZONAS.

Jacob, santo del Cisne se adentra cada vez más en la espesa jungla.
Toma un sendero que lo lleva hasta un gran cañón que lo separa de su objetivo, llegar al volcán en el centro de la isla y obtener la armadura de Pegaso.
-“Un desfiladero, no me va a detener. Y menos ahora que estoy tan cerca de mi meta”. Dice Jacob.
Un momento después salta hacia el otro lado del abismo...
De pronto un fuerte ventarrón lo obliga a regresar a la orilla...
Apenas se repone de la sacudida, se percata de cual fue la causa del fenómeno natural...
-“Esa fue solo una pequeña muestra de mi poder, niño. Yo soy Nhilse de Themiscira, una de las Heraides que protegen a la reina de las amazonas”.
Jacob se alista para combatir...

EL OLIMPO.

Hermes le informa a Ares que los Olimpianos se están acercando a Athena.
-“En menos de cuatro horas ya están en la sexta casa, no se podía esperar menos de los elegidos por Zeus. Bien, entonces se aproxima el reencuentro con mi hermana. Tal como lo ordenó Zeus, debo ir a la Tierra y preparar a Athena y sus santos para las batallas que están por llegar”. Exclama Ares.
El señor de la Guerra abandona el salón con el casco en su mano. Hermes lo ve alejarse y en su interior tiene un fuerte presentimiento de que tal vez sea la última vez que se vean...

ISLA DE LAS AMAZONAS.

Seiya e Ikki se encuentran en la playa de la isla. De pronto sienten como el inmenso cosmos de Ares se dirige hacia el Santuario.
-“¿Lo sentiste Seiya?”. Pregunta Ikki.
-“Claro, es el cosmos de nuestro padre. Creí que nunca lo volvería a sentir, mucho menos esta sensación de miedo y terror que me provoca recordar aquella batalla que sostuvimos con él”. Responde Seiya.
-“Va hacia el Santuario, debemos apresurarnos o de lo contrario todo estará perdido. No creo que Hyoga, Shun, Shiryu y los otros santos dorados lo puedan derrotar”. Comenta Ikki.
-“Ve tu si quieres, Ikki. Yo confío en que los chicos regresarán antes del atardecer, así que me quedaré a esperarlos”. Dice Seiya.
-“¡Pero eso es una tontería! ¿En verdad crees que ese montón de chiquillos puedan ayudarnos a enfrentar al Olimpo?”. Cuestiona Ikki.
Seiya no contesta, sólo se limita a mirar hacia el horizonte dejando escapar un suspiro...
-“Mira Ikki, yo tengo mis esperanzas puestas en ellos. Gracias a un viejo amigo, me entere de sus capacidades y él me convenció a entrenarlos. Tal vez no me entiendas pero con el tiempo tu mismo te darás cuenta de su valía. En estos momentos deben de estarse enfrentando a las Heraides; las amazonas más fuertes...”. Contesta Seiya.

MUY LEJOS DE AHÍ.

Marlene, santo de bronce de Andrómeda se enfrenta a Mirna de Atalanta, una de las Heraides.
-“No hay razón para que te masacre niña, así que te doy la oportunidad de que te retires por donde viniste”. Dice Mirna.
-“¿Quieres que renuncie a mi misión? ¡Eso nunca! Le debo todo lo que soy al maestro Seiya, y no puedo fallarle. Así que si quieres que me vaya tendrás que derrotarme primero”. Responde Marlene.
-“Esta bien, esta decidido. ¡Ahora mismo acabaré contigo! ¡“Tornado de Fuego”!”. Exclama la Heraide.
Una espesa red de lenguas de fuego comienzan a surgir de las palmas de las manos de Mirna.
Marlene se prepara para defenderse del ataque.
Extiende su cadena para crear un cerco de defensa contra el fuego...
-“Es inútil niña, el acero no apaga el fuego. Pero el fuego a temperaturas extremas... acaba por derretir el acero. Tu cadena no te protegerá por mucho tiempo”. Comenta Mirna.
Para darle el toque final a su técnica, Mirna comienza a correr en círculos alrededor de la joven santo de bronce lanzándole bocanadas de fuego.
Marlene esta desesperada, pues no sabe como debe contraatacar...
Toda vegetación alrededor de la santo de bronce esta en llamas, la temperatura aumenta cada vez más y Marlene se siente desfallecer.

CERCA DE AHÍ, A LAS ORILLAS DE UN RIO.

Sutra, santo del Dragón siente que el cosmos de Marlene se debilita y desea ir a ayudarla, pero él ya tiene suficientes problemas también puesto que se enfrenta con Yandra de Pentesilea, otra de las Heraides...
-“Estoy impresionada, no por ti claro sino por tu escudo. Así que este es el famoso escudo del Dragón del que se dice que es el más fuerte y resistente de todos los escudos. Ya lo he comprobado, te ataque con una lanza hecha de un material muy resistente y tu escudo la evadió y no sufrió ni un solo rasguño. No obstante, tu fin esta asegurado. Aunque poseas ese escudo no podrás vencer a quien tiene dominio sobre el elemento del agua”. Dice Yandra.
-“¿Qué dices?”. Se sorprende Sutra.
-“Si, que nosotras las Heraides cada una representamos uno de los cuatro elementos de la naturaleza. En mi caso, mi elemento es el agua y en tanto más cerca este de el, soy más poderosa”. Exclama la Heraide.
-“Parece que me estás subestimando, pues yo no y tan débil como crees”. Responde el joven santo de bronce...

CASA DE VIRGO.

Los Olimpianos ya han llegado a la sexta casa, virgo.
-“Esta casa era la de Shaka, así que ahora que no esta el nadie nos impedirá pasar a través de ella”. Dice Shura.
-“Eso significa que ya tan solo nos restan seis casas más para llegar a Athena. Y apenas han transcurrido cuatro horas”. Comenta Milo.
-“Sin embargo, aunque esta vacía esta casa debemos recordar que ahora aunque no este Shaka, hay un nuevo guardián... Shun”. Añade Aldebarán.

CASA DE ARIES.

Kiki se encuentra sorprendido después de la revelación que su maestro le acaba de hacer.
-“¿Entonces Zeus nos esta probando?”. Cuestiona Kiki.
-“Así es. Como te lo dije, el señor Zeus y los Dioses del Olimpo esperan la llegada de una amenaza terrible que puede acabar con los mismos Dioses”. Responde Mu.
Kiki se da cuenta que no debe combatir a su maestro, pues no es ni el ni los otros Olimpianos sus verdaderos enemigos.
De pronto, ambos sienten un enorme cosmos que ha arribado al Santuario...
-“¡No puede ser... Es el cosmos del señor de la Guerra, Radak de Ares! ”. Exclama sorprendido Mu.
-“¿Qué dice? ¿Ares aquí?”. Pregunta Kiki.
Ambos salen corriendo hacia la entrada de las doce casas...

CASA DE CANCER.

Tanto Aioria como Donnonvan, quienes se disponen a comenzar su pelea, sienten el inmenso cosmos de Ares...

HABITACION DEL PATRIARCA.

Shiryu, Hyoga, Shun, Marin y Jabú; han sentido la presencia del señor de la Guerra.
-“Esto se complica más y más, Ares esta aquí”. Dice Marin.
-“Eso quiere decir que hicimos bien en reservarnos para combatir a los Olimpianos, ya que Ares si es en verdad un rival temible... Aún así no permitiremos que lleguen a Athena”. Añade Hyoga....

LAS AFUERAS DE LA CASA DE LIBRA.

Saga y los otros Olimpianos se han dado cuenta de la llegada de Ares.
-“¿Por qué habrá venido el señor Ares?”. Se pregunta Angelo.
-“Tal vez vino a reprendernos por haber matado a Thántor de Tauro, por que nos ordenó no matar a nadie ni pelear al cien por ciento de nuestro poder”. Comenta Aioros.
-“Entonces no debemos perder más tiempo y llegar a Athena antes de que Ares nos alcance”. Aconseja Camus.
De pronto de la casa de libra sale una ráfaga de energía y cosmos que sin embargo los Olimpianos eluden con facilidad...
-“¿Quién esta ahí? ¿Eres el santo dorado de Libra?”. Cuestiona Shura.
En ese instante, tres siluetas salen de entre las penumbras de la entrada al recinto sagrado...


En el siguiente capitulo:
Continúan los combates entre los santos de bronce con las Heraides, en el Santuario los Olimpianos se enfrentan a tres personajes, mientras tanto en el Olimpo algo esta por suceder...
Volver arriba Ir abajo
squalllionheart
avatar



Cantidad de envíos : 603
Edad : 39
Localización : Jardin de Balamb
Fecha de inscripción : 22/08/2007

MensajeTema: VOL III.- CAPITULO III : ¡ LOS EMISARIOS !   Dom Sep 09, 2007 2:40 pm

VOL III.- CAPITULO III : ¡ LOS EMISARIOS !
¡ PRESAGIOS DE UN FUTURO INCIERTO !

CASA DE ARIES.

Mu y Kiki salen del recinto para encontrarse con Ares.
En medio de un cosmos gigantesco y resplandeciente, desciende el Señor de la Guerra portando orgulloso su armadura Tenkai-Kamei.
Mu le hace una reverencia.
-“Mi señor Radak, ¿Qué lo trae al Santuario? ¿Es que acaso no confiaba en nuestra lealtad y ha venido a vigilarnos ó ha venido a reprendernos por haber matado al santo de Tauro con la Exclamación de Athena?”. Pregunta Mu.
-“Nada de eso, valiente Olimpiano. Estoy aquí en forma diplomática por parte del Olimpo. Vine a poner al tanto a Athena de la guerra que se avecina”. Responde Ares.
Ares comenta que siente el cosmos de los Olimpianos llegando a la casa de Libra.
-“Yo no puedo perder el tiempo pasando las doce casas. Tú, santo dorado de Aries, debes conocer el camino secreto para llegar al salón de Athena sin pasar las doce casas”. Dice Ares.
Mu voltea hacia Kiki y asienta con la cabeza, en señal de que lo lleve con Athena.
-“No hay necesidad de que yo te lo muestre, pues Mu también fue un santo dorado y debe conocerlo igual que yo”. Responde Kiki.
-“Llévame entonces, honorable Olimpiano de Perseo”. Ordena Ares.

EN OTRO LUGAR.

En la parte norte de Europa se alza una civilización escondida entre un mar de montañas y nieve... Este lugar, se llama ¡Asgard!
Hace mucho tiempo Athena y sus santos enfrentaron una guerra sagrada contra los Asgardianos liderados por su sacerdotisa Hilda de Polaris y los siete Dioses Guerreros de Asgard, provocada por una treta de Poseidón. Ese tiempo ha quedado en el olvido.
En la actualidad, Rongard es el representante en la tierra de Odín, señor de Asgard.
Desde aquella batalla, el pueblo de Asgard ha tenido una paz duradera, pero eso esta a punto de cambiar...
Rongard se encuentra en su recámara descansando plácidamente cuando de pronto tiene un sueño ó debería decir, una premonición...
En su sueño, Rongard se encuentra orando a Odín como es su deber. De pronto el cielo ruge y las nubes se amontonan, por increíble que parezca, una tormenta de relámpagos surca el anchuroso cielo de Asgard.
El sacerdote se levanta asustado ante tal espectáculo.
Un inmenso cosmos empieza a manifestarse desde la estatua de Odín que se encuentra en el palacio del Valhalla...
Una voz se escucha en todo el lugar, diciendo:
-“¡Oh! Valiente Rongard, tu que eres mi representante en la tierra. Ha llegado el momento que nosotros los Dioses no queríamos que nunca llegará...”.
-“¡No puede ser... El Ragnarock, el fin de todo tal y como lo conocemos y el ocaso de los Dioses!”. Exclama aterrado el sacerdote nórdico.
-“Así es, y es por tal motivo, que nosotros, los Dioses de Asgard iremos hasta la tierra de Midgard para librar la batalla final”. Comenta Odín.
-“Pero, mi señor Odín no hay necesidad de que los poderosos Dioses de Asgard vengan acá. Pues contamos con los siete Dioses Guerreros para pelear contra quien sea”. Dice Rongard.
-“Los Guerreros Sagrados no serán rivales para los enemigos que hay que enfrentar... ¡Se trata del clan de los Wanes!”. Exclama Odín.
-“¿Los Wanes? Entonces, empezará la guerra de los Dioses. Nosotros no tenemos nada que hacer, sólo orar por la victoria del clan de los Ases”. Dice Rongard.
En ese momento, Rongard despierta asustado en su cama...
-“¡El Ragnarock! Se acerca el final”. Comenta.

ISLA DE LAS AMAZONAS.

Marlene se encuentra entre la espada y la pared en su pelea contra Mirna de Atalanta, una de las Heraides.
Marlene mira como su alrededor se ha convertido en un infierno de llamas, tras desatar la amazona su ken de “Tornado de Fuego”.
Casi a punto de caer inconsciente, la santo de bronce empieza a recordar sus días de entrenamiento con su maestro Seiya....

ALGUN TIEMPO ATRÁS.

Seiya y la pequeña Marlene se hallan en la antigua Isla de Andrómeda.
-“¿Así que este lugar es la Isla de Andrómeda maestro Seiya?”. Pregunta la aspirante a santo.
-“Sí, así es. En este lugar los aprendices a santo de Andrómeda deben hacer el sacrificio para probar que son dignos de llevar la armadura de bronce que contiene la mítica y fabulosa cadena de Andrómeda. Y si estamos aquí, es por que ha llegado la hora de que demuestres todo lo que has aprendido y alcances el grado de santo de bronce”. Dice Seiya.
-“Muy bien, maestro. Estoy lista para realizar el ritual del sacrificio”. Responde Marlene.
Ambos se encaminan hacia la costa norte de la Isla, donde están los peñascos que se utilizaron para en la mitología griega atar a la princesa Andrómeda para apaciguar la ira del Dios Poseidón .
La chica se para en medio de las dos rocas y la cadena de Andrómeda la sujeta fuertemente...
Las horas pasan, y poco a poco empieza a subir la marea cubriendo por completo a la aspirante a santo, quien permanece atada a las rocas...
Seiya espera pacientemente, de pronto se da cuenta de que ha llegado el momento de que Marlene debe de probar su valía, así que le habla telepáticamente:
-“¡Marlene!, ¡Marlene! ¿Me escuchas? Soy yo, Seiya”.
-“¿Ma..maestro Seiya?”. Contesta la chica.
-“Marlene tu eres capaz de lograrlo, adelante enciende tu cosmos y libérate de las cadenas”. Dice Seiya.
-“Es que no puedo. No soy lo suficientemente buena para hacerlo. ¡Soy una inútil! Maestro, siempre he querido hacerle una pregunta, ¿Por qué me eligió como su discípula siendo que yo no poseo un poder como el de Radha, ni el temperamento de Jacob ni la inteligencia y fuerza de Sutra?”. Pregunta Marlene.
-“Por que desde que te vi, supe que tu tenías algo especial, tu talento no es como los normales que se encuentran en un santo, tu poder va más allá. Es por eso que decidí que tu fueras la nueva santo de Andrómeda. Sólo conozco a alguien que se te puede comparar...”.
-“Pero maestro, es imposible para alguien como yo vencer al sacrificio y liberarme de la cadena de Andrómeda”. Dice la joven.
-“Yo conozco a alguien igual a ti, y que no solo sobrevivió al sacrificio, sino que también ha sido el mejor santo de Andrómeda de todos, estoy hablando de mi hermano Shun”.
-“¿¡Su hermano fue el santo de Andrómeda!?”. Exclama sorprendida Marlene.
-“Así es, no conozco a alguien que posea un cosmos tan poderoso y a la vez cálido. Es por eso que te elegí, tu tienes el mismo cosmos que Shun. Confío en ti Marlene...”. Responde Seiya.
-“Maestro Seiya... Comprendo, ahora se que no lo puedo defraudar, ¡¡Ni a usted ni al señor Shun!!”. Exclama la chica.
De pronto empieza a temblar... El cosmos de Marlene se comienza a manifestarse, se forma un gigantesco remolino en el mar y se divide en dos...
Seiya se encuentra sorprendido pero a la vez satisfecho de que su pupila haya logrado por fin despertar el cosmos que tenía dormido en su interior...
Un momento después, Marlene se libera de la cadena.
-“Ahora estás lista, es toda tuya”. Dice Seiya.
Seiya pone la caja de la armadura de Andrómeda en el suelo y le dice a Marlene que tire de la cadena que esta en la parte frontal de la caja... La chica lo hace...
Un resplandor llena el lugar, y enseguida aparece la majestuosa armadura de bronce...
Marlene se acerca y la toca... La reacción de la armadura es de aprobación inmediata separándose para incorporarse a su nueva portadora.
-“Prometo que llevaré esta armadura con orgullo y respeto, primero a usted y luego al señor Shun. No los defraudaré, es una promesa”. Dice llena de emoción la chica...

DE VUELTA AL PRESENTE.

Marlene se pone de pie ante el asombro de la Heraide...
-“Lo prometí en aquel momento, no defraudaré a mi maestro Seiya ni al señor Shun. ¡Prepárate a ser derrotada, Mirna!”. Exclama Marlene.
-“Tus palabras y amenazas me tienen sin cuidado niña, esta vez no sobrevivirás a mi ¡“Tornado de Fuego”!”. Contesta la Heraide.
Una vez más el ken de fuego de Mirna esta por impactar a Marlene nuevamente, pero...
¡¡El Tornado se divide en dos y desaparece ante los ojos atónitos de la Heraide!!
-“¿Qué demonios es eso? ¿Qué significa la figura que formó la cadena?”. Se pregunta Mirna.
-“Es la ¡¡“Defensa de Romboidal”!!. Ahora tu ken no me puede hacer el menor daño”. Responde Marlene...

CASA DE LIBRA.

Los Olimpianos se encontraban a punto de entrar, cuando de pronto tres siluetas salieron del recinto...
-“¿Quienes son ustedes?”. Pregunta Milo.
-“¿Acaso son nuevos santos dorados?”. Cuestiona Camus.
Los tres hombres no dicen palabra alguna...
-“¡Respondan!”. Se enfurece Shura.
-“Que mal temperamento tienes, “Olimpiano”. Nosotros somos los mensajeros de Tártaro. Y estamos aquí para exterminar a todos ustedes y a los santos dorados también”. Contesta uno de los sujetos.
Saga y Dohko saben que no son guerreros cualquiera, ya que pudieron llegar a la casa de Libra antes que ellos.
-“Te equivocas, ustedes nos trajeron hasta aquí”. Dice uno.
-“¿Qué acaso no se dieron cuenta de que veníamos con ustedes?”. Comenta otro.
-“¿Qué dices? ¿Qué venían con nosotros?”. Dice sorprendido Angelo...

EL COLISEO, EN LA PARTE POSTERIOR DEL SANTUARIO.

Mu de Perseo, Kiki de Aries y Radak de Ares, están en camino a la habitación de Athena.
De pronto dos sujetos aparecen ante ellos...
-“Lo sentimos señor Ares, pero no puede llegar con Athena”. Dice uno de ellos.
-“¿Qué dices? ¿Quiénes son ustedes?”. Pregunta Ares.
-“Yo soy Pathos de Deimos”. Dice uno.
-“Y yo Aristes de Phobos”. Responde el otro...
Volver arriba Ir abajo
squalllionheart
avatar



Cantidad de envíos : 603
Edad : 39
Localización : Jardin de Balamb
Fecha de inscripción : 22/08/2007

MensajeTema: VOL III.- CAPITULO IV : ¡ LOS ESPIAS ! ¡EL HERALDO DE NYX !   Dom Sep 09, 2007 2:41 pm

VOL III.- CAPITULO IV : ¡ LOS ESPIAS ! ¡EL HERALDO DE NYX !


CASA DE SAGITARIO.

Hareshin se halla preocupado pues no siente el cosmos de su amigo Dohko en la casa de Libra.
-“¿Qué habrá ocurrido en la casa de Libra? Hace un momento sentí como el cosmos de Dohko alcanzaba su poder máximo y después de eso desapareció por completo... ¿Será que los cosmos que percibí junto con el de Dohko eran de los Olimpianos y lo derrotaron?”.
El santo dorado se halla sumido en sus pensamientos cuando de pronto sin darse cuenta alguien entra en el recinto...
-“¿Preocupado Hareshin?”. Se oye una voz femenina.
Al oír la voz, el santo dorado voltea para ver de quien se trata.
-“Ah, eres tú Midori. Sí, lo estoy. Creo que algo debió de haber pasado en la casa de Libra...”. Dice Hareshin.
-“También me he dado cuenta de eso. Y vine a proponerte que nos unamos y vayamos juntos a Libra a ver que sucedió. De cualquier forma, tarde o temprano nos íbamos a ver las caras con los Olimpianos”. Comenta Midori.
Hareshin asienta con la cabeza.
Después de esto, ambos parten hacia la casa de Libra...

EL COLISEO.

Ante Radak de Ares, Mu de Perseo y Kiki de Aries han aparecido dos sujetos. Se trata de Pathos de Deimos y Aristes de Phobos...
Ambos han dicho a Ares que no lo dejarán llegar con Athena.
-“Lo que venimos a decirle no lo podemos hacer en presencia de ellos señor Ares”. Dice Deimos.
-“¿A que te refieres con que no pueden decir nada?”. Cuestiona Mu.
-“Esto. Que si lo desean, tanto el Olimpiano como el santo dorado pueden irse. Lo que tenemos que discutir con usted no les incumbe. Es asunto de Dioses”. Responde Phobos.
-“Mu, Kiki; déjenme a solas con ellos. Ustedes vayan con Athena y díganle que estoy aquí y que en breve estaré con ella”. Ordena el Señor de la Guerra.
Tanto el santo dorado como el Olimpiano acatan las órdenes de Ares y emprenden el rumbo hacia el templo de Athena.
Apenas los ven alejarse, ambos Dioses se inclinan ante Ares en señal de respeto pidiéndole disculpas por su actitud...
-“¿Y bien, cual es su reporte?”. Pregunta Ares.
-“Como lo pensó desde el momento en que nos envió a espiar a Hera. Hay alguien más que esta en este complot contra los Dioses del Olimpo”. Dice Phobos.
-“Lo sabía. Mmmm... ¿¡Nombres!?”. Ordena Ares.
-“Desafortunadamente no sabemos quienes son, a pesar de ya haber tenido contacto visual con ellos. Lo único que podemos decirle es que son tres dos sujetos y una mujer que al parecer es su líder...”. Cuenta Deimos.
-“...Y eso no es todo. Su cosmos es tan ó más poderoso que el suyo señor Ares”. Agrega Phobos.
Ares se asombra al escuchar tales palabras...
-“¿Algo más?”. Cuestiona el Señor de la Guerra.
-“Sí, hay algo mucho peor... Sucede que estos tres quieren que la Señora Hera encuentre a unos sujetos a los que sólo se refieren a ellos como “Los 6 Ungidos del Destino”. Inclusive le dieron unos guerreros a su disposición con tal de que los halle. Que es lo que planean o para que aún no lo sabemos, lo único es que esos “6 Ungidos del Destino” se hallan en todo el mundo”. Concluye Phobos.
-“Entonces es vital que vea a Athena cuanto antes. Debo de decirle todo esto”. Comenta Ares.
-“Nosotros nos marchamos Señor Ares. No queremos que sospechen nada de nosotros...”. Dice Deimos.
Ares asiente con la cabeza. Un momento después, ambos Dioses desaparecen como llegaron...
El señor de la Guerra se apresura para llegar con Athena.

CASA DE CANCER.

Aioria y Donnonvan, quienes estaban combatiendo en las afueras de la cuarta casa, han sentido los cosmos de los tres sujetos que aparecieron en la casa de Libra.
-“Estos cosmos no son ni de los Olimpianos ni de los Santos Dorados, ¿A quien pueden pertenecer?”. Se pregunta Aioria.
-“Al parecer tenemos un nuevo enemigo en común, Olimpiano”. Dice Donnonvan.
De pronto se escucha una voz diciendo:
-“El joven santo Dorado tiene toda la razón, no hay motivo por el que peleen entre ustedes ahora. Deben acompañarme a ayudar a los otros Olimpianos y Santos”.
Ambos voltean al unísono para ver de quien se trata.
-“¿Tú, aquí? Pero se supone que te quedarías en el Olimpo para cualquier contingencia, Olimpiano de Teseo”. Dice Aioria.
-“No hay necesidad de quedarme donde no me necesitan, ¡Yo Shion de Teseo he venido a ayudarlos!”. Responde el Olimpiano.

CASA DE LIBRA.

Ante Saga y los demás Olimpianos han aparecido tres sujetos quienes dicen ser enviados de Tártaro y vienen con la misión de exterminar a todos los Olimpianos y Santos....
-“¿Dices que nos van a exterminar?”. Exclama Kanon.
-“Así es. Si no tratan de oponérsenos, les prometemos una muerte rápida y sin dolor”. Dice uno de los enviados.
-“Eso no va a ser posible. Ninguno de nosotros y hablo por todos, se dejará matar sin pelear”. Responde Shura.
Shura corre hacia uno de ellos y libera su “Excalibur”...
El sujeto mueve su cabeza hacia un lado y con la mano sujeta el brazo del Olimpiano.
-“¿Cómo es posible que hayas detenido con la mano desnuda mi ken sin que te dañara?”. Dice sorprendido Shura.
-“En efecto, tu ken es mortal, y tal vez podría partir cualquier cosa. Pero, si al oponente que le atacas es más poderoso que tú entonces tu ken es inservible. Además portamos el ropaje Ankoku-Kamei que nos otorgó el señor Tártaro, por lo que somos invencibles”. Comenta el sujeto.
Acto seguido, el guerrero le da un golpe en el pecho a Shura cuarteando su Kamei...
Todos quedan perplejos ante lo ocurrido...
-“Eso estuvo bien. Pero veamos que haces contra mi ¡“Aguja Escarlata”!”. Exclama Milo.
De la mano de Milo salen disparadas cuatro agujas las cuales son literalmente desviadas sin ninguna dificultad usando su mano el emisario de Tártaro.
-“Si esto es todo lo que pueden hacer, entonces no son dignos de ser llamados Olimpianos de Zeus”. Comenta el sujeto.
El emisario avanza lentamente hacia Milo...
Justo cuando esta a punto de atacarlo, una ráfaga de energía emerge del interior de la casa de Libra... Sin embargo, el mensajero lo desvía usando su mano. No obstante tras de esta ráfaga, otra surge... La velocidad del ataque es tal que no lo puede esquivar y recibe una patada en el rostro, aunque no le causa el menor daño...
-“¿Quién se atrevió a atacarme?”. Cuestiona el emisario.
Los Olimpianos se percatan de que las dos ráfagas fueron lanzadas por los santos dorados de Sagitario y de Capricornio, Hareshin y Midori.
-“Ha llegado el momento de que paguen por lo que le hicieron a Dohko”. Dice Hareshin.
-“¿Cómo es posible que un simple santo dorado como esta chiquilla me haya alcanzado?”. Se pregunta el emisario de Tártaro.
De pronto, todos sienten un gran cosmos acercándose al Santuario...
-“¿A quien puede pertenecer un cosmos tan poderoso como este?”. Se pregunta Camus.
-“Ja,ja,ja,ja. Pueden irse despidiendo de este mundo. Este cosmos pertenece a Némesis, la Diosa de la Venganza, heraldo de Nyx. Una vez que llegue, acabará con todos ustedes y con la misma Athena”. Dice el emisario.
-“Deben maldecir a su suerte por tener que enfrentarse a Némesis. Si ella viene significa que nosotros ya no tenemos nada que hacer aquí...”. Añade otro.
-“¿Se irán? ¿Pero no dijeron que su misión era matarnos a todos?”. Pregunta Kanon.
-“Ya les dije, no tenemos nada más que hacer aquí. Némesis se hará cargo de ustedes... Adiós para siempre”. Concluye el emisario.
Unos instantes después, se marchan del Santuario tan rápido como llegaron...
-“Todavía no puedo creer que esos sujetos puedan atravesar las casas tan rápido. ¿Es que acaso pueden teletransportarse entre las casas?”. Se pregunta Angelo.
-“No, la teltransportación en las casas es imposible de realizar. Ni la misma Athena puede hacerlo. Al parecer sus ropajes tienen algo que ver con esto. Lo más probable es que se hayan ido caminando tranquilamente pero sus ropajes los ocultan de nuestra vista”. Comenta Dohko.
-“Es cierto, por lo que dijeron sus ropajes se llaman “Ankoku-Kamei”, que quiere decir “la oscuridad divina”, tal vez es como dice el maestro Dohko”. Agrega Shura.
-“De cualquier forma, ahora ya sólo queda llegar a donde esta Athena, y prevenirla de la llegada de Némesis”. Dice Saga.
-“¿Prevenir a Athena? ¿Pero, no se supone que ustedes están aquí para acabar con ella y todos nosotros?”. Pregunta Hareshin.
-“Ya no hay más motivos para seguir esta absurda lucha contra ustedes. La verdad es que estamos aquí para...”. Dice Dohko.
-“....Para que se nos unan a la más grande guerra de la que se tenga memoria... ¡¡LA GRAN BATALLA DE LOS DIOSES!!”. Acompleta alguien más a Dohko.
-“¡Es Shion, Aioria y los otros Santos Dorados!”. Exclaman los Olimpianos.

MIENTRAS TANTO EN EL PASAJE SECRETO DEL SANTUARIO.

Ares ya le dado alcance a Mu y Kiki.
-“Señor Ares, hace un momento sentí un gran cosmos dirigiéndose al Santuario. ¿Sabe a quien pertenece?”. Pregunta Mu.
-“No tengo ni idea de a quien pueda pertenecer, pero de lo que si estoy seguro es que no es de ninguno de los Dioses del Olimpo...”. Responde Ares.
-“¡Ah! Se acerca cada vez más, esta por llegar al Santuario! ¡Es un cosmos maligno, puedo sentirlo!”. Exclama Kiki.
-“¡Apresurémonos hacia el templo de Athena! ¡Se dirige para allá!”. Ordena Ares.

EN LA CASA DE LIBRA...

Los Olimpianos y los Santos dorados se encuentran en las afueras de la casa.
De pronto una esfera de energía pasa volando por el cielo sobre sus cabezas...
-“¡Esa es! ¡Esa esfera era Némesis, ha llegado!”. Exclama Shura.
-“No hay tiempo que perder, ¡Vayamos con Athena!”. Ordena Saga.

TEMPLO DE ATHENA.

El Patriarca Shiryu, y los demás santos dorados están en compañía de Athena.
En ese instante, la esfera destroza el techo del templo y se incrusta en el piso dejando un enorme y profundo cráter...
Los santos dorados se ponen en guardia, pues no saben de quien puede tratarse.
-“Un cosmos gigantesco empieza a emerger del hoyo...”. Dice Hyoga.
Una gran masa de humo cubre el cráter que dejo el impacto...
Cuando el humo comienza a disiparse, surge la silueta de una mujer....
Todos retroceden y cubren a Athena.
La silueta toma forma humana, y comienza a caminar paso a paso hacia ellos...
-“Siento decírselos, pero estoy aquí para desaparecerlos de la faz del Universo. ¡Soy Alana de Némesis, la Diosa de la Venganza!”.
Volver arriba Ir abajo
squalllionheart
avatar



Cantidad de envíos : 603
Edad : 39
Localización : Jardin de Balamb
Fecha de inscripción : 22/08/2007

MensajeTema: VOL III .- CAPITULO V : ¡ TRAICION, LA TRETA DE ATE REVELADA   Dom Sep 09, 2007 2:43 pm

VOL III .- CAPITULO V : ¡ TRAICION, LA TRETA DE ATE REVELADA !

EN EL CASTILLO DE HERA.

Hera se encuentra con los otros Dioses renegados planeando como llevarán a cabo su misión de encontrar a los 6 Ungidos por el Destino.
-“Némesis ya ha llegado al Santuario. Pero también Ares...”. Dice Eolo.
-“Sí, yo también percibo la presencia de Ares en ese lugar. Pero no hay de que preocuparse, ¿Acaso ya olvidaron a Ate? Ni siquiera Ares puede con dos Diosas a la vez y más aún cuando una sola de ellas esta a su nivel...”. Comenta Hera.
En eso varias personas entran a la habitación...
-“Mi señora, aquí estamos para ayudarla en lo que podamos”. Se escucha una voz.
-“Estaba esperando su llegada, súbditos”. Responde Hera.
-“Yo soy Kiarde de Hebe”.
-“Yo Tantra de Hécate”.
-“Yo Pathos de Deimos”.
-“Y yo Aristes de Phobos”.
-“Ahora que están aquí todos ustedes, ¡Ha llegado el momento de empezar la búsqueda de los 6 Ungidos por el Destino!”. Exclama Hera.
Eolo muestra un mapa del mundo actual a todos los demás Dioses.
-“Veamos, según la leyenda, los ungidos se encuentran en 6 lugares diferentes de la Tierra. En las Arenas de los Dioses, esta el ungido de la Serpiente; en el gélido invierno eterno se haya el ungido del Lobo; en la Tierra mística encontraremos al ungido del Espíritu; en la región de grandes reyes hallaremos al ungido de la Magia; en el país de los dos Ríos Sagrados se haya el ungido del Viento; y por último en la Tierra de la Sabiduría milenaria encontraremos al ungido del Felino”. Comenta Hera.
-“Ahora si podremos empezar nuestra misión mi señora”. Añade Hécate.
-“Bestias Míticas legendarias, ¡Vengan y preséntense ante mi! ¡Su ama y señora Hera!”. Ordena la reina de los Dioses.
Una especie de viento empieza a surcar travesando el recinto...
De pronto, 6 siluetas aparecen ante los Dioses y su reina.
-“Bienvenidos, ustedes son los encargados de traerme a los 6 Ungidos del Destino”. Dice Hera.
-“Yo soy Layo de Tifón”; -“Yo soy Pherna de Equidna”; -“Todos me llaman Jintro de Quimera”; -“Mi nombre es Iresa de Lamia”; -“Soy Senpeg de Caribdis”; -“Y yo Mentor de Ortro ”.
-“¿Ellos son las Bestias?”. Pregunta Deimos.
-“Así es, ellos serán los que nos guiarán en la búsqueda de los 6 Ungidos del Destino”. Responde Hera.

HABITACIÓN DEL PATRIARCA.

Ante los santos dorados, el Patriarca Shiryu y la misma Athena apareció Alana de Némesis la asesina enviada a tomar la vida de Athena y sus santos...
-“Deben maldecir a su destino por que yo he sido la elegida para mandarlos al infierno. Sentirán en carne propia mi poder...”. Dice la Diosa.
Los santos le dicen que no dejarán que toque a Athena...
-“Veamos, 1,2,3 y 4 santos dorados, un Patriarca... ¿Y así se atreven a decirme que intentarán detenerme?”. Pregunta Némesis.
-“¿Cómo dices?”. Cuestiona Hyoga.
-“¿Quieres decir que no podremos detenerte?”. Replica Shun.
-“Es simple, ni todos a la vez podrían detenerme. Yo estoy en un nivel superior a ustedes mortales tontos”. Responde tajante la Diosa.
De pronto, los ojos de la Diosa empiezan a centellear y parece que tuvieran electricidad destellando cosmos...
Los santos se alistan para proteger a Athena...
-“No podemos dejar que ella se acerque a Athena, antes que eso primero debemos atacar... ¡Fuera de mi camino, “Polvo de Diamante”!”. Exclama Hyoga.
El santo dorado de Acuario arremete contra la Diosa convirtiéndola en una estatua de hielo...
-“Miren eso, ¡Hyoga logró vencerla!”. Dice Shun.
En ese instante, la Diosa se libera fácilmente de su prisión de hielo con sólo encender su cosmos....
-“¿Cómo pudieron pensar siquiera que con ese raquítico aire congelado podrían derrotarme? Si en verdad me quieres vencer con tus técnicas tendrás que bajar la temperatura tanto como varios cientos de ceros absolutos”. Comenta Némesis.
Después de eso, la Diosa voltea a ver a Hyoga y a una velocidad sorprendente, se para enfrente de él y lo golpea en el estómago y lo toma por una pierna.. Acto seguido salta y estrella al santo contra el techo del recinto.
Hyoga cae al suelo adolorido por el embate...
-“Ya he visto suficiente, ahora es mi turno. El Escorpión Jabú se encargará de ti... ”.
El santo dorado del Escorpión salta y le hace frente a la Diosa.
Jabú extiende sus brazos y se para en su pierna derecha inclinando su cuerpo hacia delante y levantando su pierna izquierda por detrás.
Su posición asemeja a un Escorpión el cual está en posición de ataque dispuesto a devorar a su presa, en este caso representada por Némesis.
La Diosa crea una bola de energía y se la arroja a Jabú... Ante el asombro de Némesis, la bola atraviesa al santo como si fuera un holograma...
-“¿Qué ocurre? ¿Por qué no te golpeó el ken?”. Se sorprende la Diosa.
-“Eso es por que en la posición que estoy reúno las dos cosas básicas en un combate. Ataque y defensa. Y ahora, ¡La que recibirá mi ataque serás tú! ¡“Aguijón del Escorpión Dorado”!”. Exclama Jabú.
La pierna izquierda de Jabú se convierte en un aguijón y se lanza para darle una patada a la Diosa... Sin embargo, antes de tocarla, ésta desaparece...
-“¿Ves que no eres el único que puede hacer eso? Ahora no puedes atacarme y yo a ti sí..”. Dice Némesis.
Una sombra aparece en el suelo y se mete dentro del santo dorado del Escorpión. Al instante, el cuerpo de Jabú se eleva y es golpeado internamente por la sombra... Un momento después, el santo cae al suelo...
-“2 menos y faltan 3 basuras más para llegar a Athena”. Comenta Némesis.
Shun y Marin se ponen en guardia...
La Diosa se aproxima lentamente hacia ambos santos dorados.
Marin toma la iniciativa y se lanza en pos de la Diosa...
-“¡“Golpe de Meteoro”!”. Exclama Marin.
Con un ligero movimiento, Némesis elude el ken y toma a Marin del brazo arrojándola hacia arriba para después rematarla con una esfera de energía...
La Santo Dorado de Piscis, cae al suelo impactándose.
-“No se preocupe Señorita Iran, yo la protegeré...”. Dice Shun.
De pronto...
-“¡“La Furia del Dragón”!”. Ataca Shiryu a la Diosa.
Una vez más, Némesis se convierte en sombra y elude el ken... Para después meterse dentro del cuerpo del otrora Santo del Dragón y así dejarlo fuera de combate.
En ese momento, Shun comienza a acumular su cosmos para liberar al torrente nebular...
El aire del recinto comienza a girar formando corrientes nebulares.
-“No sé que pretendes hacer con esto, pero lo que si te puedo asegurar es que esto no me detendrá...”. Comenta Némesis.
Shun continúa elevando más el poder del torrente. La corriente nebular toma más y más fuerza...
-“Te doy la oportunidad de que te marches ahora y así no me veré obligado a eliminarte Némesis”. Dice Shun.
La Diosa hace caso omiso a las palabras de Shun y continúa avanzando hacia él y Athena.
-“¡¡“Tormenta Nebular”!!”. Exclama Shun.
A pesar de la tormenta desatada por el Santo Dorado de Virgo, la Diosa parece no inmutarse... Por el contrario sigue avanzando como si nada... Hasta que llega enfrente de Shun y lo toma por el cuello levantándolo.
-“Estás solo, así que ¿Crees poder detenerme? ¡Yo lo dudo!”. Replica Némesis.
-“No esta sólo, nosotros estamos con él”. Se escucha una voz.
Al voltear la Diosa, se da cuenta de que los Olimpianos de Zeus y los demás Santos Dorados han llegado!!
Shun se percata de que Camus, Aioros y Aldebarán traen cargados a unos heridos y exhaustos, Dohko, Xusty y Thántor. Y no sólo eso, Hareshin, Midori y Donnonvan están con ellos.
-“Ya no hay de que preocuparse, los Olimpianos estamos aquí, Athena. A partir de ahora nosotros nos haremos cargo de ella”. Dice Dohko.
Némesis suelta una carcajada al oír las palabras del Olimpiano de Diomedes, y arroja a Shun contra ellos.
Aioria atrapa a Shun y lo pone a salvo.
-“Bueno, ahora que están aquí todos reunidos me han ahorrado el tiempo de ir a buscarles para deshacerme de ustedes...”. Comenta Némesis.
-“Por lo que veo no te has dado cuenta de que estás sola contra todos nosotros. Aunque seas una Diosa, no serás capaz de vencernos a todos juntos”. Replica Shura.
-“Parece que el único que no se ha dado cuenta de eso eres tú, Olimpiano. Creí que ya sabías que no importa cuantos sean, si se combate a alguien con un sentido arriba. Por más oponentes que tenga enfrente, si ninguno de ellos alcanzan el sentido de él, nunca lo derrotarán. En este caso, casi todos ustedes poseen el Octavo Sentido, pero ninguno alcanza el Noveno, que es el que yo poseo. Por lo tanto no podrán derrotarme a menos que alguno de ustedes alcanzase el Kundalini, que lo dudo mucho...”. Comenta la Diosa.
-“Subestimarnos, puede ser tu más grande error. Yo en lo personal nunca he aceptado la falsa superioridad de los Dioses...”. Dice Saga.

CAMINO A LA HABITACIÓN DEL PATRIARCA.

Ares, Mu y Kiki cada vez se acercan más al recinto de Athena.
-“Todos los cosmos que se perciben en el templo de Athena... Deben ser los Olimpianos y los otros Santos Dorados”. Dice Kiki.
-“Si no me equivoco, el otro cosmos debe de ser del enemigo...”. Agrega Mu.
Mu y Kiki observan como Ares se ha detenido y mira fijamente hacia la habitación de Athena.
-“¿Qué le ocurre señor Radak?”. Pregunta Mu.
-“Es el Olimpo, tengo un extraño presentimiento de que algo ocurre allá”. Responde Ares.
-“¿Qué algo ocurre en el Olimpo? ¡Pero si es la morada de los Dioses! ¿Quién sería tan poderoso como para intentar siquiera atacarlos? Yo opino que no existe nadie capaz de hacer eso”. Dice Kiki.
-“Tienes razón muchacho, además los demás Dioses del Olimpo están ahí. Así que no hay de que preocuparse... ¡Vayamos con Athena!”. Exclama Ares.

EL MONTE OLIMPO, HOGAR DE LOS DIOSES.

Acteón de Eros se halla sentado en las orillas de una fuente de la Primera Ciudadela tocando plácidamente la lira, cuando de pronto...
Una oscuridad profunda inunda el recinto sagrado...
Espesos nubarrones y relámpagos cubren al Olimpo...
Unas risas burlonas se escuchan en toda la montaña.
-“¿A quien pertenecen estos cosmos malignos que siento?”. Se pregunta Eros.

EN EL TEMPLO DE LA BELLEZA ETERNA.

Ariadna de Afrodita también ha sentido los cosmos amenazadores y sale de su templo para averiguar que ocurre.
Se encuentra con que el Olimpo ha sido cubierto por penumbras y una niebla espesa...

En los demás templos, los otros Dioses se percatan de lo que sucede, pero sólo una duda nubla su mente... ¿Quién puede ser capaz, aparte de Zeus superar su poder?

LA HABITACIÓN DEL PATRIARCA.

Los 12 Olimpianos rodean a Némesis...
-“Shiryu, ordena a los Santos Dorados que se lleven a Athena a un lugar seguro. Nosotros nos haremos cargo de Némesis”. Dice Dohko.
Momentos después los Santos Dorados, Shiryu y Athena se marchan del salón con rumbo al templo de la Diosa.

ISLA DE LAS AMAZONAS.

Los combates entre las Heraides y los jóvenes Santos de Bronce entrenados por Seiya, continúan...
Marlene de Andrómeda se enfrenta a Mirna de Atalanta,
Sutra de Dragón se enfrenta a Yandra de Pentesilea,
Jacob de Cisne se enfrenta a Nhilse de Themiscira.
De pronto, todos ellos sienten un cosmos que los está llamando al centro de la Isla...
-“¡Es la reina Hipólita!”. Exclaman las Heraides.
Las amazonas no se detienen por la pelea y se apresuran a llegar ante su reina, los Santos de Bronce las siguen...
Al llegar se encuentran con que Radha de Fénix ya ha obtenido el cinturón de Hipólita y por consiguiente ha ganado el derecho de llevarse la armadura de Pegaso.
-“Dije que si alguno de ustedes conseguía el cinturón de Hipólita, les entregaríamos la mítica armadura de Pegaso”.
-“Así es, ese fue el trato gran reina”. Se escucha una voz.
-“¿¡Tú!?”. Exclama la reina.
-“Cuanto tiempo sin verte... Shaina”. Responde Seiya.
-“¡¡Maestro Seiya!!”. Exclaman los Santos de Bronce.
-“Así que estos chicos han sido entrenados por ti. Veo que los has preparado bien, pues las Heraides no fueron capaces de detenerlos, en fin, de todas formas te iba a regresar la armadura que me diste a guardar desde aquel día en que nos separamos”. Dice Shaina.
-“Siento interrumpir, pero hay que regresar al Santuario Seiya”. Interrumpe Ikki.
-“Eso es cierto, ha llegado la hora de volver a vernos las caras con nuestro padre, Radak...”. Dice Seiya.
Seiya voltea a ver a Shaina y deja escapar una leve sonrisa. La reina de las Amazonas sólo menea la cabeza a los lados...
Después de esto, todos los Santos, se marchan hacia el Santuario...
-“¿El quien era su majestad?”. Pregunta Mirna.
-“El fue, es y será mi primer y único verdadero amor... Sólo que esta vez algo me dice que jamás lo volveré a ver, ni siquiera tuve oportunidad de preguntarle por nuestro hijo Hareshin...”. Responde la reina.

EL TEMPLO DE ATHENA.

Athena, y sus Santos se hallan en el templo en la cima del Santuario.
-“Aún no puedo creer que Némesis este tan segura de que acabará con los 12 Olimpianos y con nosotros ella sola”. Dice Hyoga.
-“Eso es cierto, es una locura”. Comenta Hareshin.
-“Tienen razón, pero hay una cosa que si es cierta y no es ninguna locura... Némesis no está sola....”. Agrega Athena.

LA HABITACIÓN DEL PATRIARCA.

Los Olimpianos han rodeado a Némesis para intentar derrotarla.
De pronto, un gran estruendo que cimbra los cimientos del Santuario se escucha...
-“¿Qué demonios ha sido eso?”. Se pregunta Angelo.
-“Esa explosión...”. Dice Shura.
-“...Provino de la habitación del Templo de Athena”. Completa Camus.
-“No sólo vino de ahí, sino que ya casi no siento el cosmos de los Santos Dorados”. Agrega Kanon.
-“Escuchen, seis de nosotros se quedaran aquí a combatir a Némesis, y los demás iremos al Templo de Athena a averiguar que pasó”. Ordena Dohko.
-“No será necesario que vayan al Templo a ver que sucedió, ya que yo misma se los diré....”. Se escucha una voz.
Los Olimpianos ven que la persona que les estaba diciendo esas palabras no es otra que... ¡Athena!
-“Lo que pasó es que me he deshecho de los Santos Dorados, y ahora siguen ustedes..” Responde la Diosa.
-“Pero... Athena, ¿Por qué lo hiciste? ¿Es que acaso ellos no eran tus Santos?”. Pregunta Aioria.
-“Esta claro, Aioria. Ella no es Athena...”. Comenta Saga.
-“Así es, creo que ya es hora de terminar con esta farsa, , yo soy Irán de Ate y también estoy aquí por sus vidas...”. Responde la Diosa...
Volver arriba Ir abajo
squalllionheart
avatar



Cantidad de envíos : 603
Edad : 39
Localización : Jardin de Balamb
Fecha de inscripción : 22/08/2007

MensajeTema: VOL III .- CAPITULO VI :part 1 ¡ LOS ESFUERZOS DESESPERADOS   Dom Sep 09, 2007 2:47 pm

VOL III .- CAPITULO VI : ¡ LOS ESFUERZOS DESESPERADOS DE LOS VALIENTES OLIMPIANOS DE ZEUS !


LA HABITACIÓN DEL PATRIARCA.

Los Olimpianos de Zeus se hallan con una sorpresa inesperada... Iran, quien se decía que era la nueva reencarnación de Athena, en realidad es Ate, una de las Diosas renegadas al Olimpo. Y cuya misión es exterminar a los Santos y a los Olimpianos...
-“Entonces desde el principio, toda ha sido una trampa. Vaya que nos engañaron”. Dice Aioria.
-“Así es. El plan era sencillo, sólo que ustedes nos ahorraron algo de esfuerzo ya que se encargaron de dejar fuera de combate a algunos Santos Dorados antes de que apareciéramos Némesis y yo”. Responde Ate.
-“Las inútiles peleas que sostuvieron con los Santos de Athena, los han mermado. Y aunque no fuera así, de todas formas no tendrían oportunidad contra las dos a la vez”. Añade Némesis.
-“No se ustedes, pero yo no me quedaré de brazos cruzados a pesar de saber que no podré derrotarlas. Por el contrario, pelearé hasta el final, aunque se me vaya la vida en eso...”. Dice Aioria.
-“Espera Aioria. Yo te acompañaré en esta batalla”. Comenta Aioros.
Ambos se ponen a los lados de Némesis dispuestos a todo con tal de derrotarla...
-“Vaya, dos valientes... O mejor dicho, inconscientes. Tontos enfrentar a la hija de la Noche, la Diosa de la Venganza, será su ruina”. Dice Ate.
Aioros es el primero en atacar. Lanzando un golpe contra la Diosa, quien se desvanece y se divide en cuerpo y sombra. Mientras esquiva el ataque su sombra penetra en el cuerpo de Aioros sacudiéndolo.
-“¡Aioros!”. Exclama Aioria.
Aioros esta por caer después de recibir el ataque de la sombra de la Diosa, y Némesis lo remata usando dos esferas de energía con las cuales tritura la cabeza del Olimpiano...
Aioria ataca a la Diosa con una potente patada, pero ésta es atrapada por el brazo derecho de Némesis, quien después de esto, lo azota con otra bola de energía estallándola en el pecho de Aioria...
A una velocidad sorprendente, la sombra de la Diosa se interna en el cuerpo del Olimpiano de Aquiles para asegurar la victoria. Justo en ese momento...
-“¡¡Otra Dimensión!!”. Se escucha una voz.
Un vorágine de realidades paralelas empieza a succionar a la sombra de Némesis.
-“Fue suficiente. Veamos que haces sin esa sombra”. Dice Saga.
-“Escúchame Olimpiano. Aún sin mi sombra soy capaz de acabar con todos ustedes sin ningún problema”. Responde Némesis.
-“¡¡Explosión Galáctica!!”. Exclama Kanon.
-“¡¡Trueno Atómico!!”. Añade Aioros.
-“¡¡Plasma de Relámpago!!”. Concluye Aioria.
Los tres kens contienen poder suficiente como para acabar con cualquier guerrero, por más fuerte que sea... Pero la pregunta es si serán capaces de superar el poder de una Diosa?
Némesis se cubre con su capa, la cual es destrozada por el impacto de los kens.
-“¡Vean eso! Némesis ha creado una corriente de cosmos que hace que los kens de ellos tres, sólo la evadan”. Comenta Aldebarán.
-“¡No puede ser! Sólo le hemos desgarrado la capa con nuestro ataque...”. Dice asombrado Kanon.
-“Creí haberles dicho sobre la regla de que no se puede derrotar a un oponente que tenga un sentido arriba que tú, a menos que lo iguales. Así que por más que lo intenten, todos sus esfuerzos serán en vano. Y como los veo deseosos de sentir en carne propia mi poder, con gusto los complaceré... ¡¡Implosión Nocturna!!”. Exclama Némesis.
El cabello negro de la Diosa comienza a extenderse hasta que se crea una inmensa capa oscura la cual rodea a los tres Olimpianos, lo siguiente que se aprecia es un destello que penetra los cuerpos de ellos... En cuestión de instantes, las armaduras Kamei que portaban se desquebrajan y sus cinco sentidos son arrebatados cayendo como consecuencia a los pies de la Diosa...
-“¡Aioria, Aioros, Kanon!”. Exclama Shura.
En ese momento, una rosa roja cruza los aires y se clava cerca de los pies de la Diosa..
Todos los Olimpianos se percatan de que Afrodita de Jasón ha sido el que arrojó la rosa.
-“Hasta ahora me he mantenido al margen de las batallas, me abstuve de pelear en las doce casas, pero ha llegado el momento de actuar. A partir de este momento, esta será mi pelea y no repararé en nada con tal de vencerte, Némesis”. Comenta Afrodita.
-“¿Quieres decir que tú solo pelearás con ella?”. Cuestiona Aldebarán.
-“Así es, yo la acabaré sin ayuda de nadie”. Responde Afrodita.
-“Eso es una locura... Es un suicidio tratar de enfrentarla tú solo”. Le dice Camus.
Afrodita hace caso omiso a los comentarios de sus compañeros, y se apresta a enfrentar a la Diosa de la Venganza.
El Olimpiano saca una de sus rosas y la sujeta con su boca, acto seguido la arroja contra Némesis.
La Diosa destruye la rosa con un leve movimiento de su mano.
-“Esos trucos de niños no me afectan, por el contrario me hacen reír”. Replica Némesis.
-“¿Estás segura de que no te ha hecho nada mi rosa? Yo no lo creo, es más estoy seguro que ya has sido afectada por ella”. Comenta Afrodita.
Después de eso, el Olimpiano se prepara para lanzar sus mortales rosas negras contra la Diosa.
-“¡¡Rosas Pirañas!!”. Exclama Afrodita.
Cuando Némesis trata de moverse para evadir el ken de Afrodita, su cuerpo queda inmovilizado completamente...
-“¿Qué es esto? ¡No puedo moverme! ¿Qué me has hecho?”. Pregunta Némesis.
-“La rosa roja que lance al principio no era una rosa común y corriente, es una de las rosas cultivadas en el jardín real, se les llama “Rosas Diabólicas”, y a todo aquel que aspira su polen ó toca sus espinas, le cortará sus cinco sentidos inmovilizándolo al instante”. Explica el Olimpiano.
Todavía no termina de explicarle a la Diosa el efecto de las rosas, cuando... El otro ken de las “Rosas Pirañas” impacta en la Diosa...
No obstante, el cosmos de Némesis evapora las mortales rosas antes de que la toquen.
-“No necesito poder moverme para esquivar este ataque tan insignificante. Y lo que es más, ya puedo moverme libremente, tus técnicas no surten efecto alguno en mí”. Dice Némesis.
-“Ya veo, eso lo supuse desde el principio. Esta bien, entonces no me molestaré en sellar tus movimientos, ¡Prepárate Némesis! Con esta rosa blanca te acabaré, ¡¡“Rosa Sangrienta”!!”. Exclama el Olimpiano.
En cuanto la rosa blanca sale de la mano de Afrodita, su objetivo es el pecho de la Diosa y por consiguiente, su corazón...
Némesis crea una ventisca de proporciones ciclónicas con la que detiene el envío de la rosa lanzada por Afrodita y la deshace en el aire.
-“Como ya te lo había dicho antes, tus kens son trucos de niños. Si ni siquiera los ataques de índole físico como los de Aioria, Aioros y Kanon, no surtieron efecto en mí, ¿Cómo es que pensaste que tú podías hacerme algún daño?”. Comenta Némesis.
-“Hasta ahora sólo te he estado probando, pero veo que no me dejas más remedio más que usar mi más terrible ken... Esta vez, mi victoria está asegurada, ¡¡“Rosas Estelares”!! ”. Responde Afrodita.
Es ese instante del cuerpo del Olimpiano comienzan a aparecer tres aros de rosas, el primero, de rosas rojas, el segundo de rosas negras y el tercero de rosas blancas.
El cosmos de Afrodita se magnifica y al compás de esto, los aros de las rosas se entrelazan una y otra vez...
Los aros forman cadenas de rosas que al fusionarse cambian a un color dorado y los cuales giran cada vez más y más... Ante el asombro de sus propios compañeros, Afrodita crea un nuevo tipo de rosa de ataque.
Enseguida y tras la metamorfosis de las rosas, éstas salen disparadas contra la Diosa y se le pegan en todo su cuerpo...
-“Veo que sigues sin entender que tus trucos no son nada para mí... Tendré que darte una muestra de mi poder”. Dice Némesis.
En el instante en que Némesis enciende su cosmos para liberar su poder en contra del Olimpiano, algo sorprendente sucede... Las rosas doradas que se pegaron a Némesis comienzan a surtir su efecto, y le roban la energía vital a la Diosa!!
Némesis cae de rodillas al suelo debilitada...
Ate y los otros Olimpianos no pueden creer lo que ha conseguido Afrodita.
-“¡Némesis! Yo te ayudaré a eliminar a este gusano”. Exclama Ate.
-“Espera Ate. Este maldito no sabe cuan poderosa puedo llegar a ser... Me pregunto si sus rosas serán capaces de absorber todo mi poder al 100%...”. Responde Némesis.
-“¿Qué? ¿Acaso Némesis aún no ha usado su máximo poder?”. Se pregunta Camus.
La heraldo de Nyx se reincorpora y enciende su cosmos... Como era de esperarse, las rosas doradas comienzan a hacer su efecto. Pero esta vez, Némesis no cae, por el contrario sigue aumentando su poder más y más...

CAMINO A LA HABITACIÓN DEL PATRIARCA.

Ares, Mu y Kiki sienten el tremendo poder que desprende Némesis al incrementar su cosmos...
-“¡Es increíble! El poder que se siente en la habitación del Patriarca fácilmente esta al nivel de los mismos Dioses del Olimpo...”. Dice sorprendido Mu.
-“Razón por la que debemos llegar ahí cuanto antes. No se si los Olimpianos puedan soportar hasta que arribemos a ese sitio”. Agrega Ares.
Volver arriba Ir abajo
squalllionheart
avatar



Cantidad de envíos : 603
Edad : 39
Localización : Jardin de Balamb
Fecha de inscripción : 22/08/2007

MensajeTema: Vol III cap 6 part 2   Dom Sep 09, 2007 2:48 pm

LA HABITACIÓN DEL PATRIARCA.

La habitación se cimbra por el poder desplegado por Némesis.
-“¿Qué acaso no tiene límites su poder?”. Se pregunta Angelo.
Finalmente, y tras absorber cantidades inimaginables de energía, las rosas creadas por Afrodita, se separan de la Diosa y se vuelven en contra del Olimpiano...
-“¿Lo has visto? Todos tus esfuerzos son en vano, jamás me derrotarán a menos que alcancen el Kundalini”. Comenta Némesis.
Afrodita se encuentra casi sin energía y en extremo débil, tras recibir el efecto de su propio ken. La Diosa se dispone a eliminarlo...
En ese momento, del dedo de Milo surge la temible aguja del escorpión. Y se alista a atacar a Némesis.
Sin embargo antes de que pueda atacar siquiera, Ate aparece frente a él y lo toma por el brazo para después descargarle un poderoso golpe que lo lanza contra varios pilares del recinto.
-“Creo que ha llegado el momento de que yo también participe en la batalla”. Dice Ate.
Sin tiempo que perder, Shura y Camus se arrojan contra ella.
-“Sentirás el poder del cero absoluto... ¡¡“Polvo de Diamante”!!”. Exclama Camus.
-“Verás el poder de la espada sagrada... ¡¡“Excalibur”!!”. Exclama Shura.
Ate dibuja en el aire una especie de círculo luminoso y refleja los kens hacia los Olimpianos...
El “Excalibur” da en Camus, y el “Polvo de Diamante” en Shura, dejándolos heridos y semi-noqueados.
-“También recibirán su merecido, por intentar levantar su puño contra nosotras”. Dice Ate.
-“Eso sólo fue para probarte, ahora viene el ataque real...”. Replica Camus.
El Olimpiano de Ganímedes se levanta y une sus brazos en forma de cántaro levantándolos al unísono para liberar la... ¡¡“Ejecución Aurora”!!
Por su parte, Shura también se pone de pie y eleva su cosmos levantando su brazo derecho. Por un momento su brazo lleno de cosmos asemeja a la legendaria espada... ¡¡“Excalibur”!!
-“Creo que esto debe ser más justo. Así que, ¡Armadura ven a mí y protégeme!”. Exclama Ate.
De la nada aparece una armadura idéntica a la de Athena, sólo que en un color oscuro; la cual se une a la Diosa...
En ese preciso momento, Camus libera el poderoso chorro frío del cero absoluto en su “Ejecución Aurora”...
La Diosa utiliza su escudo y detiene el ken...
-“Veamos si tu escudo soporta esto... ¡¡“Excalibur”!!”. Exclama Shura.
Justo en ese momento, Ate utiliza su cetro, para desviar el ken del Olimpiano lesionándole el brazo.
-“¡Es imposible! Su escudo y cetro son idénticos a los de Athena, y me atrevería a suponer que también son igual de poderosos”. Comenta sorprendido Camus.
-“Ahora que han visto la fuerza de mi armadura, sentirán el poder de mis kens...”. Dice Ate.
La Diosa se pone de lado y junta las palmas de sus manos como tratando de concentrar la energía de su cosmos en ellas...
Los Olimpianos al ver la pose adoptada de la Diosa, comprenden que se trata de la misma técnica que la Diosa Athena les prohibió a sus Santos usar alguna vez...
-“¡No puede ser, es la Exclamación de Athena!”. Exclaman Camus y Shura al unísono...
-“No, no es la misma técnica que les prohibió Athena. Esta es la versión aumentada y mejorada... Contemplarán el poder de la técnica con la que me he deshecho de los Santos dorados... ¡¡“La Exclamación de Ate”!! ”. Replica la Diosa.
De las manos de Ate, surge una esfera gigantesca que impacta a Camus y Shura destruyéndoles sus Kamei, dejándolos fuera de combate...
Mientras esto sucede, Aldebarán y Angelo deciden enfrentar a Némesis.
Los dos Olimpianos se ponen enfrente de Némesis para evitar que elimine a Afrodita.
-“Ustedes dos representan a la parte más débil de los Olimpianos. No tienen oportunidad alguna contra mí”. Dice Némesis.
Aldebarán realiza la kata de su signo, para liberar el poder del “Gran Cuerno”...
El enorme Olimpiano se abalanza contra Némesis. La Diosa utilizando sus manos logra interceptar la poderosa masa de su oponente...
-“Si tu ken es sólo esta fuerza, entonces estás perdido Olimpiano”. Comenta Némesis.
-“Has caído en la trampa, Némesis... ¡Ahora eres mía! ”. Responde Aldebarán.
La Diosa no comprende que le trata de decir Aldebarán, hasta que éste la sujeta fuertemente...
-“¿Qué estás tratando de hacer? Por más fuerza que tengas, no lograrás sujetarme por mucho tiempo...”. Exclama Némesis.
La Diosa enciende su cosmos, provocando que Aldebarán vibre de dolor... Sin embargo a pesar de eso no la suelta, por el contrario, la aprieta más y más.
-“Angelo, escúchame. Mientras la sujeto, atácala con todo lo que tengas. Está puede ser la única forma de derrotarla”. Exclama Aldebarán.
-“Espera, Aldebarán. Saga ayúdalos también, mientras yo y Shion nos haremos cargo de Ate”. Ordena Dohko.
-“ ¡¡“0las In...”!! ”. Exclama Angelo.
-“Espera, Angelo. Usaremos nuestro poder combinado”. Dice Saga.
Por su parte, Aldebarán ya no puede seguir conteniendo a Némesis...
La Diosa se libera del gigantesco Olimpiano, quien queda envuelto en una ráfaga de rayos y energía que lo sacan de la acción... Sin perder tiempo, Némesis se abalanza sobre Angelo y Saga.
Primero desmaterializa su brazo, para introducirlo en las entrañas de Angelo el cual es sacudido por el torrente de golpes internos que le produce el ataque de la Diosa, cayendo al suelo... Ahora, Némesis se dispone a dar cuenta de Saga.
Las manos cubiertas de energía pura de la Diosa, se disponen a atacar a Saga, pero en ese momento...
-“ ¡¡“Otra Dimensión”!! ”. Exclama Saga.
A espaldas de Némesis se abre el vórtice de la otra dimensión creada por Saga.
La puerta dimensional comienza a succionar a la Diosa hacia su interior... No obstante, Némesis no ceja en su intento de permanecer en el cuarto del Patriarca.
-“Esta vez no tienes escapatoria, Némesis. ¡¡“Explosión de Galaxias”!!”. Grita Saga.
El ken del Olimpiano golpea a la Diosa, provocando su irremediable entrada a la otra dimensión... Acto seguido, Saga cierra el vórtice dimensional...

MIENTRAS CON ARES Y LOS OTROS.

Se han percatado de la desaparición de Némesis.
-“El cosmos súper poderoso ha desaparecido de la habitación del Patriarca”. Comenta Kiki.
-“No sólo eso, los demás cosmos han ido debilitándose poco a poco. ¿No lo cree así señor Radak?”. Pregunta Mu.
Sin embargo, el comentario del Olimpiano no encuentra respuesta... ¡Ares ya no esta ahí!

LA HABITACIÓN DEL PATRIARCA.

Shion y Dohko le hacen frente a Ate, la otra Diosa que junto con Némesis tienen la misión de eliminar a los Santos de Athena y a los Olimpianos de Zeus.
-“Como en los buenos tiempos, pelaremos juntos mi viejo amigo”. Dice Shion.
-“Al parecer, es el destino quien nos vuelve a reunir para pelear nuevamente, hombro a hombro contra el mal”. Responde Dohko.
-“Me alegra que su amistad sea tan grande, así no me sentiré tan mal por mandarlos a ambos al otro mundo”. Replica Ate.
-“Si crees que tememos ir al otro mundo estás equivocada. Hemos pasado por cosas peores que eso, por lo que no nos importa lo que tengamos que hacer con tal de acabar contigo”. Comenta Shion.
La Diosa empuña su cetro y blande su escudo, preparándose para el combate.
Dohko y Shion tienen ya una estrategia en mente... Primero se juntan hombro con hombro.
-“ ¡¡“Muro de Cristal”!! ”. Exclama Shion.
Saga, quien se halla cerca de ahí también comprende que es lo que intentan hacer los dos... Así que corre hacia ellos para completar la trinidad...
-“¡Saga! ¿Que estás intentado hacer?”. Pregunta Shion.
-“Completar la trinidad, por que aunque ustedes dos lo intenten realizar, se necesita de un tercer miembro para desatar el verdadero poder de la trinidad...”. Responde Saga.
Ahora sí, los tres Olimpianos toman sus posiciones formando la trinidad...
-“¡No puede ser! Están intentando atacarme con...”. Comenta Ate.
-“ ¡¡¡“Exclamación de Athenaaaaa”!!! ”. Gritan los tres al mismo tiempo liberando la fatal técnica...
-“¡Malditos! Pero esto no acabará como lo suponen... ¡¡“Exclamación de Ate”!!”. Responde la Diosa.
Las enormes esferas chocan provocando un estruendo terrible que causa que todo el lugar se comience a derrumbar... Tras el impacto sólo permanece ahora una esfera que se creó de las dos...
Ninguno de los bandos ceja en su intento... Tanto la Diosa como los Olimpianos imprimen todo su poder, fuerza y cosmos en el ken...
-“Es inútil, nunca serán capaces de igualar el poder de una Diosa como yo. Así que resígnense a que están perdidos”. Dice Ate.
-“¡Jamás! Nuestra misión aún no ha sido llevada a cabo, venimos al Santuario por una razón y no podemos morir sin cumplir con lo que se nos encargó”. Replica Saga.
Poco a poco el ken de Ate hace retroceder al ken de los Olimpianos...
-“En unos instantes más, ustedes quedarán hechos polvo por el impacto de las dos exclamaciones...”. Comenta la Diosa.
El muro de cristal que fue creado por Shion, se pulveriza por las exclamaciones...
Al parecer, será irremediable el impacto de los dos kens en los Olimpianos, pero de pronto....
Una silueta corre hacia la parte baja de la esfera golpeándola provocando que se eleve hacia el firmamento...
Los Olimpianos y Ate están perplejos por la acción que acaba de ocurrir.
De pronto, se dan cuenta de quien ha sido el responsable...
¡¡Radak de Ares ha llegado!!


FIN DEL VOLUMEN III.........................


En el siguiente volumen:
¿Podrá ser capaz Ares de derrotar a Ate? Mientras tanto, malas noticias vienen desde el Olimpo... Por otro lado, comienza la búsqueda de los 6 Ungidos del Destino... Todo esto y más en el siguiente volumen del :
¡¡Saigon no Dai Kessen/Chaos Chapter!!
Volver arriba Ir abajo
squalllionheart
avatar



Cantidad de envíos : 603
Edad : 39
Localización : Jardin de Balamb
Fecha de inscripción : 22/08/2007

MensajeTema: sinopsis vol III   Dom Sep 09, 2007 2:49 pm

CREDITOS a PAKO, MIGUEL y EDUARDO (EL EQUIPO TENKAI NO OU)


Aqui la continuación del Fic:

SINOPSIS DEL VOLUMEN ANTERIOR:

La leyenda dice que cuando el mal surja en la Tierra, los santos de Athena aparecerán para proteger y resguardar la paz en el cosmos. Es el año 2043, una nueva generación de santos ha surgido... lo que significa que algo maligno se acerca. Finalmente, se ha terminado la batalla entre los Santos Dorados de Athena y los Olimpianos de Zeus. Tras la llegada de Némesis, la heraldo de Nyx, todos se unen para proteger a Athena. Por otro lado, Ares también ha llegado al Santuario... Y por si fuera poco, la reencarnación de Athena es falsa, en realidad era Ate, otra de las Diosas enviada por Hera para deshacerse de los Santos y de los Olimpianos...
Volver arriba Ir abajo
squalllionheart
avatar



Cantidad de envíos : 603
Edad : 39
Localización : Jardin de Balamb
Fecha de inscripción : 22/08/2007

MensajeTema: VOL IV .- CAPITULO I : ¡ EL PODERIO DEL SEÑOR DE LA GUERRA !   Dom Sep 09, 2007 2:50 pm

PREVIAMENTE:

Tras la noticia de que Athena era en realidad Ate, y la llegada de Némesis, los santos y los Olimpianos de Zeus se unen para combatirlas, sin embargo no son rivales para dos Diosas, justo cuando pensaban que era el final, un halo de esperanza surge... Ares!!


VOL IV .- CAPITULO I : ¡ EL PODERIO DEL SEÑOR DE LA GUERRA !
¡ LA EVOLUCION DE LAS ARMADURAS DORADAS !


EN LO QUE QUEDA DE LA HABITACIÓN DEL PATRIARCA.

Tras el enfrentamiento de Ate con los últimos Olimpianos que quedaban, el cual terminó en la colisión de dos exclamaciones, culminó con la llegada de Ares.
-“¡Señor Ares!”. Exclaman los tres Olimpianos a la vez.
-“Lo han hecho muy bien, nobles Olimpianos. Pero, ahora que he llegado, me haré cargo de ella yo mismo”. Replica Ares.
-“Vaya, uno de los Dioses Olímpicos en persona. Cuan conveniente ha sido esta misión, no sólo me desharé de los Santos de Athena y los Olimpianos de Zeus, sino que también acabaré con el poderoso Ares; comandante del ejército del Olimpo”. Comenta Ate.
-“Saga, Shion, Dohko, vayan con los demás Olimpianos a asistir a los Santos Dorados, yo me quedaré aquí y me haré cargo de Ate”. Ordena Ares.
En esos momentos, Mu y Kiki arriban al recinto. Segundos después se marchan junto con los Olimpianos para ayudar a los Santos Dorados...
-“Ares, los Olimpianos perderán su tiempo. No he dejado con vida a ningún Santo Dorado...”. Dice Ate.
-“No estoy muy seguro de eso, conozco el temple de los Santos, y sé que por más daño que les causen jamás se dan por vencidos”. Replica Ares.

TEMPLO DE ATHENA.

Los Olimpianos han llegado para asistir a los Santos Dorados.
-“¡Amigos! ¿Se encuentran bien?”. Pregunta Kiki.
-“Maestro Kiki...”. Dice Thántor.
Saga y los demás Olimpianos corren a ayudarlos.
-“¡Están vivos, todos están vivos!”. Exclama Milo.
-“Debemos darles un poco de energía pránica para que se recuperen”. Propone Mu.
Los demás están de acuerdo con la propuesta. Cada uno de los Olimpianos asiste a un Santo Dorado, regenerando sus fuerzas... Se inclinan a un lado de ellos y extienden sus brazos sobre su cuerpo otorgándoles energía pránica.
Instantes después, los Santos pueden levantarse nuevamente.
-“Gracias por todo. Pero ¿Por qué nos ayudan? ¿Es que acaso ya se les olvidó que somos enemigos?”. Pregunta Xusty.
-“Es una larga historia de contar, Xusty. Pero ahora no hay tiempo que perder”. Responde Kiki.
-“En realidad, estamos aquí por tres razones”. Dice Aioria.
-“La primera, teníamos que verificar que tan fuertes y valientes eran ustedes...”. Dice Mu.
-“...La segunda era que debíamos decirle algo muy importante a Athena...”. Agrega Dohko.
-“....Y por último la tercera y más importante, una vez que viéramos todo su potencial, debíamos de otorgarles nuevas armaduras para enfrentar la gran guerra que se viene”. Concluye Saga.
-“¿Nuevas armaduras?”. Se pregunta Hareshin.
-“Así es. Las armaduras doradas no les servirán de nada en las batallas por venir. Ya se dieron cuenta de que ni siquiera contra nosotros les fueron de mucha ayuda”. Responde Shura.
-“¿Entonces van a dar más poder y resistencia a nuestras armaduras maestro Camus?”. Pregunta Hyoga.
-“Sí. Para eso estamos aquí. Nosotros nos quedaremos en la Tierra junto con ustedes para defenderla, por lo que es necesario que sus armaduras evolucionen”. Explica Camus.
-“Es sencillo, las armaduras de Athena son conocidas como “Ropajes”. Pues bien, con nuestra ayuda sus armaduras se convertirán en “Ropajes Kamei” ”. Replica Shion.
-“Es verdad. Con nuestra sangre, sus armaduras llegarán al siguiente nivel de evolución... Por ejemplo, el ropaje de Aries, pasará a convertirse en el Ropaje Divino Olímpico de Aries”. Comenta Saga.
-“También es muy posible que sus nuevas armaduras sean mucho más fuertes y poderosas que las nuestras...”. Agrega Kanon.
-“¡Es increíble! ¿Serán tan poderosas como las de los mismos Dioses?”. Se pregunta Midori.
-“Eso depende de ustedes... Nosotros sólo les daremos la llave del uso del ilimitado Kamei, de ustedes depende que se incremente su poder en base a su cosmos”. Responde Dohko.
-“Bien, ¿Están listos? ¡Despójense de sus armaduras!”. Ordena Aioria.
Los Santos Dorados obedecen la orden y se quitan sus ropajes sagrados. En unos instantes, las armaduras están listas para ser bañadas con la sangre de los Olimpianos...
Todos los Olimpianos, a excepción de Saga, se pinchan el dedo índice.
Enseguida una hilo de sangre surge de la yema de su dedo la cual al caer sobre la armadura dorada, provoca un resplandor cegador que rodea la túnica...
Al mismo tiempo, las armaduras comienzan a resonar provocando un intenso ruido que se escucha en todos los confines del Santuario.

LA HABITACIÓN DEL PATRIARCA.

Al sentir el cosmos de los Santos Dorados nuevamente, Ate, intenta correr hacia donde se encuentran para acabar con ellos. Sin embargo, Ares le obstruye el paso.
-“No, no saldrás de aquí. A menos que me elimines”. Dice Ares.
-“Si tanto insistes en que me deshaga de ti, entonces te daré lo que quieres...”. Responde Ate.
La Diosa extiende su cetro dirigiéndolo en dirección de Ares. Acto seguido dispara un rayo mortal contra el Señor de la Guerra...
Sin inmutarse para nada, Ares con un ligero movimiento de su brazo desvía el rayo...
-“Creo que ahora es tu turno se sufrir ante un oponente más fuerte que tú. Tal y como humillaste a mis Olimpianos”. Comenta Ares.
-“¿Humillarme ante ti? Aún no cantes victoria que la batalla recién empieza...”. Responde la Diosa.
Ate enciende su cosmos y concentra el poder en su cetro. Momentos después crea una gigantesca esfera de energía que arroja en contra de Ares.
El Señor de la Guerra dirige su brazo hacia el frente y sin ningún problema detiene la esfera con su mano.
Al ver esto, la Diosa se enfurece por lo que crea otra esfera, la cual se une a la primera aumentando considerablemente su poder y tamaño.
Ares tiene que usar ambos brazos para detenerla en esta ocasión.
-“Veo que dos esferas no fueron suficiente, así que te daré más...”. Comenta Ate.
La Diosa salta hacia arriba destruyendo el techo del recinto, para empezar a crear una tras otra, más bolas de energía con las cuales atacar a Ares.
El Dios Olímpico observa el ejército de esferas mortales que Ate ha creado.
-“Ya veremos si puedes con esto... ¡¡Lluvia de Esferas Mortales!!”. Exclama Ate.
Ares se envuelve con su capa para amortiguar el impacto del ataque...
Las esferas caen una tras otra sobre el Señor de la Guerra provocando intensas explosiones que reducen a polvo el lugar...
En pocos momentos, ya nos se divisa Ares por ningún lado, sólo se observan las explosiones causadas por el impacto de la lluvia de esferas lanzadas por Ate...

EL TEMPLO DE ATHENA.

Los Santos Dorados contemplan con asombro la majestuosidad y poder de las nuevas armaduras doradas...
-“Ahora están listas para que las porten”. Dice Shion.
Los Santos se ponen su nueva armadura.
-“Les agradecemos todo lo que han hecho por nosotros y por nuestras armaduras”. Dice Hareshin.
-“No ha sido nada. Después de todo, somos iguales. Todos nosotros al igual que ustedes alguna vez fuimos Santos de Athena”. Responde Saga.
-“Ahora no hay tiempo que perder, debemos ir al cuarto del Patriarca a ayudar a Ares”. Dice Hareshin.
Justo en ese momento, todo el lugar se estremece por los impactos de las esferas que Ate se encuentra arrojando contra Ares.
-“Que clase de pelea se esta librando en ese lugar...”. Comenta Dohko.
-“Antes de irnos, tengo algo muy importante que decirle a el Gran Patriarca”. Dice Shion.
-“¿A mí? ¿Qué ocurre conmigo?”. Pregunta Shiryu.
-“Por encargo de Zeus, Hefesto el herrero de los Dioses, te confeccionó un ropaje sagrado para que lo uses en la guerra sagrada que esta por venir”. Relata Shion.
De entre su Kamei, el Olimpiano saca una pequeña estatua con la forma del Gran Patriarca y se la entrega a Shiryu...
Como si de una armadura de Dios se tratara, al contacto con Shiryu la estatua crece a tamaño normal... Una vez ocurrido esto, se dispersa para cubrir el cuerpo del Gran Patriarca.
La armadura consta de una gran espada de doble filo y un escudo refulgente aún más poderoso que el famoso escudo del Dragón.
-“Entonces por eso viniste hasta después que llegáramos nosotros Shion. Tu tenías otra misión aparte, que era la de entregarle al Patriarca su armadura”. Comenta Dohko.
-“Así es. ¡Y ahora que ya estamos todos listos, vamos por esa Diosa del mal y ayudemos al Señor Ares a terminar con ella!”. Exclama Shion.
Enseguida, todos se ponen en camino hacia la otrora habitación del Patriarca...

LAS RUINAS DE LA HABITACION DEL PATRIARCA.

Enormes cráteres y agujeros han quedado tras la lluvia de esferas de energía lanzadas por Ate contra Ares.
La habitación ha desaparecido por completo, y no sólo eso, casi se ha desgajado el pedazo de la montaña en la que se encontraba enclavado el recinto del Patriarca...
Sin embargo, del Dios de la Guerra no hay rastro alguno.
La Diosa se siente segura de su victoria, pero de pronto...
-“Esa fue una buena demostración Ate...”. Se escucha una voz detrás de ella.
Ate se da la vuelta sólo para contemplar con asombro que el Dios Olímpico ha salido ileso del ataque...
-“A...¡Ares! ¡¿Has sobrevivido al ataque?!”. Exclama incrédula la Diosa.
Enseguida como reflejo instintivo, Ate vuelve a empuñar su cetro para usarlo en contra de Ares...
Antes de que pudiera reaccionar, Ares levanta su brazo y extiende su dedo índice hacia el firmamento.
-“No volverás a atacarme con ese cetro... ¡¡“Tempestad de Guerra”!!”. Exclama Ares.
Todo el cielo se oscurece... De pronto un rayo brota de entre las nubes y golpea la mano de la Diosa, la cual suelta el cetro...
-“Veremos que puedes hacer sin ese cetro”. Comenta Ares.
-“No sabes lo que has hecho al despojarme de mi cetro... Me has obligado a usar mi técnica más poderosa... Siente la ¡¡¡“Exclamación de Ate”!!!”. Responde la Diosa.
El enorme y poderoso ken se dirige rápidamente hacia el Dios Olímpico...
Ares sabe que es muy peligroso intentar contener tanto poder, por lo que decide que será mejor destruirlo antes de que lo toque...
-“ ¡¡“Tempestad de Guerra”!! ”. Exclama Ares.
De nueva cuenta utiliza su técnica. Esta vez el rayo no lo dirige en contra de Ate, sino que el ken da en el centro de la exclamación creada por la Diosa, la cual hace explosión envolviendo a ambos Dioses...

LAS AFUERAS DEL TEMPLO DE ATHENA.

Los Santos Dorados y los Olimpianos se encuentran con que entre la habitación del Patriarca y el Templo de Athena se ha creado un abismo gigantesco tras el combate entre Ares y Ate.
Sólo pueden observar a lo lejos a ambos salir volando tras la explosión de la exclamación de Ate...
-“Hay que hacer algo para llegar al otro lado y ayudar al Señor Ares”. Dice Angelo.
-“Tengo una idea, Mu, Shion, Kiki, necesitaré de su ayuda”. Exclama Dohko.
-“¿En que está pensando maestro?”. Pregunta Mu.
-“Es sencillo. ¿Creen poder hacer que el “Muro de Cristal” funcione como puente?”. Cuestiona Dohko.
-“Entiendo viejo amigo. Déjanoslo a nosotros”. Responde Shion.
-“Cuente conmigo también maestro Dohko”. Agrega Kiki.
Los tres guerreros lemurianos se paran al filo del abismo preparándose para crear el puente estelar...
-“ ¡¡¡“Muro de Cristal”!!!”. Exclaman los tres a la vez.
En cuestión de segundos se empieza a materializar el puente...

CERCA DE AHÍ...

Ares y Ate apenas se hallan reponiéndose de la explosión causada por el ken de la Diosa.
El Señor de la Guerra se encuentra medio atarantado en el suelo, mientras que Ate se repone lentamente...
-“¿Con que querían seguir esta batalla sin mí?”. Se escucha una voz cerca de Ares.
Al abrir los ojos, sólo alcanza a observar una mano que lo sujeta por el cuello y lo levanta.
¡Es Alana de Némesis!
-“Con que el poderoso Ares bajó del Olimpo sólo para encontrar la muerte... No te preocupes por tus compañeros Olímpicos, estoy segura que en estos momentos mi señora esta exterminándolos”. Comenta Némesis.
-“¡Némesis! ¿Eres tú?”. Exclama Ate.
-“Claro que soy yo. ¿En verdad pensabas que encerrándome en otra dimensión me iban a detener? ¡Por supuesto que no!”. Responde la Diosa de la Venganza.
-“Ahora que estamos las dos de nuevo juntas, acabaremos con Ares más rápido”. Comenta Ate.
Némesis golpea una y otra vez a Ares y después lo arroja hacia un lado, dejándolo semiinconsciente.
-“Creo que Ares está listo para que le saqué el corazón...”. Dice Némesis.
La Diosa levanta su brazo y unas mortales uñas emanan de sus dedos... Enseguida lanza el mortal ataque contra el Señor de la Guerra...
En ese preciso instante una pierna golpea el brazo de la Diosa evitando que lastime a Ares...
-“¿Quién se atreve a interrumpirme?”. Grita Némesis.
-“He sido yo, el Santo Dorado Ikki de Leo”. Se escucha una voz.
Así es, ¡Seiya, Ikki, y los jóvenes Santos de Bronce han llegado!
-“¿Más basuras?”. Se pregunta Némesis.
En ese momento, los Olimpianos y los demás Santos Dorados arriban al lugar...
Por su parte, Ares se reincorpora...
-“Ahora sí no tienen ya escapatoria...”. Exclama Ares.
En eso se escucha otra voz:
-“Así es. Ni siquiera ustedes podrían pelear con dos Dioses Olímpicos a la vez”.
-“¡Laertes de Hermes!”. Exclama Ares.
-“Tienes mucha razón, mensajero de los Dioses. Parece que por esta vez se han librado de la muerte, pero esta muy cercano el día en que el Supremo Gran Maestro regrese y se deshaga de Zeus y de todos ustedes... ¡Vamonos Ate, ya no podemos hacer nada aquí!”. Dice Némesis.
En unos instantes, ambas Diosas desaparecen...
-“Ahora que se han ido, puedo decir libremente algo que tengo que comunicarte. Ares, el Olimpo... Nuestro hogar, ha sido destruido... Ninguno de los Dioses jamás nos habíamos topado con un poder igual, fuimos incapaces de hacer nada...”. Relata Hermes.
Después de decir eso, el llamado mensajero de los Dioses, se colapsa y cae al suelo...
-“¡Hermes!”. Exclama Ares.
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Fan fic saga del cielo   

Volver arriba Ir abajo
 

Fan fic saga del cielo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 3 de 4.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

 Temas similares

-
» Fan fic saga del cielo
» Touma de Icaros
» Bionicle: The Original Saga
» Saga de Géminis
» Fear Itself, la Nueva Saga de Marvel

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Caballeros del zodiaco Online :: Anime-